SALUDO DEL OBISPO CON MOTIVO DE LOS CULTOS PATRONALES 2019 EN HONOR DE NTRA. SRA. DE LA PIEDAD

 OBISPO ANTE LA VIRGEN

Queridos hijos de la Virgen de la Piedad, Patrona y Alcaldesa Perpetua de Baza: os saludo a todos en estos días en los que el corazón goza de alegría venerando a la Madre de todos los bastetanos. Desde finales de agosto a mediados de septiembre se nos regala un tiempo intenso de gracia, lleno de fe y de presencia maternal que hace de Baza un conmovedor espectáculo de sentimientos y de amor, de flores, de corazones que se queman en oraciones, de Eucaristías y de velas, de peticiones y acciones de gracias, de hijos, de creyentes, de bastetanos amando a su Madre. Miremos a la Piedad y hagamos camino de conversión, de vida interior y de dinamismo pastoral, queriendo atestiguar y mostrar su devoción hacia la Madre de Dios, no solamente con actos externos, sino con el ejercicio de las virtudes cristianas, en las que se contiene la fuerza y el fundamento de la verdadera piedad.

          Baza sabe que amar a la Virgen de la Piedad es el camino más seguro que lleva a Cristo, que cada encuentro con la Virgen termina en las manos del Niño que sostiene en sus brazos y que no hay forma mejor de venerar y expresar el amor a la Madre que alabando al Hijo. Así, Baza es Eucaristía, poniendo el alma en su novena a la Virgen de la Piedad; creyentes en torno al altar que felicitan a su Madre con nueve días de alabanza eucarística. La maternidad de María y su misión de corredentora siguen siendo actuales: Ella, asunta y gloriosa en el cielo, sigue actuando como Madre, con una intervención activa, eficaz y benéfica en favor de nosotros sus hijos bastetanos, impulsando, vivificando y dinamizando nuestra vida cristiana.

          Hoy, muchos prefieren esconder su fe y convertir nuestras tradiciones y devociones en simples costumbres o expresiones culturales y folklóricas. Estamos ante una profunda crisis de fe, ante una pérdida del sentido religioso, que constituye el mayor desafío para la Iglesia de hoy. Desde la Virgen, la fe persevera siempre viva y haréis impenetrables vuestras fronteras al postmoderno alejamiento de Dios. Nuestras fiestas patronales fortalecerán nuestra convicción de que Dios está y quiere estar presente en la vida de todos los bastetanos. La Virgen quiere abrir a los hombres el acceso a la fe; enseñarnos, en la ternura de sus brazos maternales, a confiar en Dios, que nos ha amado hasta el extremo (Jn 13, 1); a construirnos desde Jesucristo crucificado y resucitado. Queridos hijos de Baza, no renunciéis nunca a vuestra fe, ¡Dios no es enemigo del hombre sino quien da respuestas y sentido a los grandes conflictos que el hombre vive dentro y fuera de su existencia! Acoged siempre a Jesucristo en medio de vuestras tareas diarias y encontrad en Él las razones para construir una paz duradera y el servicio al bien común, en la maternidad de la Virgen.

Felicito al Consiliario, Hermana Mayor y a su Junta de Gobierno por su servicio. Con mi afecto y bendición.

+ Francisco Jesús Orozco Mengíbar

Obispo de Guadix

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de Cookies.