ESTATUTOS DE LA HERMANDAD DE NUESTRA SEÑORA DE LA PIEDAD, PATRONA DE BAZA. APROBADOS POR LA ASAMBLEA GENERAL EXTRAORDINARIA DE HERMANOS EL 19 DE JUNIO DE 2010.

(Pendientes de aprobación por el Obispado)


 Los presentes estatutos son la modificación de los aprobados por el Sr. Vicario General de la Diócesis de Guadix-Baza D. Leovigildo Gómez Amescua, con fecha 6 de abril del año 2000.

JUSTIFICACIÓN.-

 La modificación de los Estatutos queda justificada por:

* Las inquietudes de la Junta de Gobierno de la Hermandad que, ya en el mes de abril del año 2007, inició el proceso de reforma de los estatutos y que presentó a la Asamblea General o Pleno, la cual se aprobó el 24 de noviembre de 2007. Al coincidir esta aprobación del Pleno con el Decreto de fecha 8 de abril de 2007, del Sr. Obispo D. Juan García-Santacruz Ortiz, mediante el que se establecían Normas sobre cuestiones relativas a Hermandades y Cofradías, se dejó en suspenso la tramitación ante el Obispado de la modificación.

* Entrada en vigor del nuevo DIRECTORIO DIOCESANO DE HERMANDADES Y COFRADÍAS, que mediante Decreto del Sr. Obispo dado el 1 de enero de 2009, establece un tiempo de adaptación de los estatutos, hasta el finales de junio del año 2010, toda vez que establece la abolición del Directorio de 1995, así como todas las normas anteriormente aprobadas que discrepen con lo establecido en el nuevo Directorio.

INTRODUCCIÓN


 No existe testimonio escrito alguno, que nos pueda determinar de forma categórica e irrefutable, la fecha exacta origen de la imagen de Nuestra Señora de la Piedad. Pero eso sí, se trata de una imagen de mucha antigüedad, siendo este dato admitido por todos los estudiosos que se han acercado a su análisis histórico.

 En este sentido debemos de partir de las afirmaciones que realiza Fray Juan Barroso, comendador del Convento de la Merced por el año 1744, en su manuscrito sobre la Virgen de la Piedad:
 “Hablan del hallazgo de la imagen el Dr. Yegros y el P. Urrea en sus manuscritos, y dicen que fue el año 1507. Esto mismo lo atestigua un lienzo que está pendiente en la Iglesia del Convento, en el cual está retratado el suceso, que decía así: Fue hallada la imagen de Nuestra Señora de la Piedad en los cimientos de esta Iglesia. Año de 1507”.

 Ante la cita anterior, lo primero que se nos ocurre pensar, es que Fray Juan Barroso fecha el hallazgo de la imagen de la Virgen de la Piedad en el año 1507; no obstante, estudios posteriores han venido a demostrar, que la data indicada, se refiere a la fecha en que se pintó el lienzo, no al descubrimiento de la imagen, y esto queda absolutamente corroborado a través del libro de reparto de los heredamientos de Baza, folio XLVI, en el que consta lo siguiente:
 “En la dicha ciudad de Baza, martes, treinta y un días de julio de noventa y dos años, el dicho Gonzalo de Cortinas, Repartidor de la dicha ciudad por virtud del poder que de sus Altezas tiene, hizo donación para la fábrica y propios de la Yglesia de Nuestra Señora Santa María de la Piedad, que es en el arrabal de la Churra, conviene saber: de una caballería de tierra, que son veinte hanegas y ocho celemines, en el término de dicha ciudad, de esta manera. Y así mismo hizo donación para la dicha Yglesia de Nuestra Señora Santa María de la Piedad de un cuerpo de casas junto con la dicha Yglesia, que linda con dos calles públicas de dos partes, y de la otra parte con dicha Yglesia de la Piedad, y de la otra parte con casas de Gonzalo Sánchez de Cehegin.”

 Es evidente que en el año 1492 ya era conocida la imagen y que existía el Convento de la Merced.

 Pero a mayor abundamiento, es de resaltar otro testimonio cual es el padrón de aguas de Javalcohol, confeccionado en 1495 constatando:
 “ Nuestra señora de la Piedad 24 horas”

 Lo anterior nos conduce inexorablemente a afirmar que la imagen de Nuestra Señora de la Piedad no fue hallada en el año 1507, sino con anterioridad al año 1492.

 A partir de aquí las teorías sobre la fecha a la que pertenece la imagen se han sucedido; no obstante lo cual, se ha venido admitiendo por los datos que obran, que pertenece al siglo XI o XII, consideración esta que viene corroborada por el hecho de que con anterioridad al siglo X no se conocen imágenes de María. La afirmación de la pertenencia de la imagen a estos siglos, viene determinada por los estudios realizados, en los que se pone de manifiesto como todas las imágenes de los siglos referidos tenían similares características morfológicas, siendo de igual forma, todas de pequeño tamaño, que permitía el traslado de las imágenes en situaciones de peligro.

 Ahora bien, admitiendo el origen descrito, es claro, que hubo de ocurrir algún acontecimiento importante, que determinara a los devotos de la Virgen llevar a cabo su enterramiento. Parece ser, que todos los indicios apuntan, a que fue la invasión de los almohades en el año 1175, lo que condujo al ocultamiento de la imagen en el lugar donde posteriormente fue hallada, pues sabido es, que los almohades no fueron nada respetuosos con los ritos cristianos de los pobladores de las tierras que ocuparon.

 El tiempo que hubo permanecido Nuestra señora de la Piedad en su cavidad, no lo sabemos con certeza; si bien se apunta a que puede oscilar entre tres siglos y medio.

 Planteado lo anterior, se hace necesario, de igual manera, reseñar el origen del Convento de la Merced de Baza, lugar en el que fue hallada la Virgen.

 Lo primero que salta a la vista, es el lugar donde se halla ubicada el Convento de la Merced. Según las referencias históricas existentes, es una de las zonas de Baza, con mayor contenido histórico. El lugar era denominado “Arrabal de la Churra”, y al parecer en el mismo se han venido sucediendo los distintos cultos a las creencias que dominaban en su momento la localidad. La rendición de la Baza Mora a los Cristianos se produjo en este paraje, llevándose a cabo en el mismo las capitulaciones sin condiciones.

 Los vencedores, no se sabe bien, si por querer conmemorar la entrega de la ciudad por los “moros” en ese lugar, o bien porque, por tradición oral se sabía del ocultamiento de la imagen por los mozárabes que la adoraban en el arrabal de la Churra, lo cierto es que Don Luis de Acuña, dispuso la construcción de un Convento que posteriormente, a la muerte del mismo paso a la Orden de Santa María de la Merced; Don Luis de Acuña, fue pues el fundador del Convento de la Merced de Baza, dato este que está probado a raíz del documento de fecha 9 de mayo de 1511.

 Las obras del Convento comenzaron a realizarse sobre el año 1490, de ahí que se suponga que el hallazgo fuese realizado a partir de esta fecha.

 Entre los trabajadores se encontraba uno de Guadix, llamado Juan Pedernal, el cual según dice la tradición cuando se encontraba trabajando en la construcción del Santuario con el pico descargó un fuerte golpe sobre la tierra, quedando absorto al escuchar una vos “dulce y lastimera” que como si saliese de las entrañas de la tierra, pronunció con tristísimo acento estas palabras:
 “Ten Piedad”

 El hecho de que el descubridor de la imagen fuese de Guadix, originó cierto litigio entre las dos localidades a la hora de determinar la pertenencia de la imagen, el cual fue resuelto en el sentido de que a Baza correspondería la pertenencia de la imagen y a la Hermandad de Guadix la celebración de la fiesta religiosa el día 8 de septiembre, y para que perpetuamente quedase memoria del derecho de los de Guadix y sentir popular de los de Baza, se convino en celebrar anualmente la típica fiesta del Cascamorras, que de alguna manera representa al obrero descubridor de la imagen, Juan Pedernal.

 Hasta aquí, un poco lo que es la historia de Nuestra Señora de la Piedad Patrona de Baza, conviene, ahora referirnos brevemente, a la Hermandad que la venera.

La Hermandad de Nuestra Señora de la Piedad, siempre ha sido humilde, hasta el punto de que se autocalificaba de “Hermandad de Labradores”. Era gente sencilla la que la veneraba, en línea con el origen histórico de su descubrimiento, pues, no debemos de olvidar que es hallada por un simple obrero.

La vida de la Hermandad, ha venido determinada, por la devoción popular que la ha mantenido y exaltado a lo largo de los siglos, con sus donativos que venían derivados directamente del sudor del hombre sobre la tierra, entregándose dichos frutos en especie a sus guardianes, antes los Mercedarios, después los Franciscanos y ahora el rector nombrado por el Obispo de la Diócesis.

En la actualidad la Hermandad, se ha universalizado, pues la misma acoge a todo tipo de personas, fruto de la evolución de la vida y el paso de una sociedad agraria a otra mas diversificada.

Durante la vida de la Hermandad, la devoción no ha decaído, prueba de lo cual, se ve en las manifestaciones religiosas que se llevan a cabo.

Las costumbres y tradiciones en el culto de Nuestra Señora de la Piedad han ido matizándose a lo largo de los tiempos, no obstante se mantiene la esencia, y para que quede constancia de ello, se hace necesario fijar en esta introducción, la base de los mismos:

“El viernes penúltimo de abril, en que comienzan las fiestas de los labradores, a la hora de costumbre se bajará la imagen de Nuestra Señora de su camarín, para ponerla en andas, dándose entre tanto los repliques acostumbrados (los que se darán siempre que se suba o baje al camarín). Al día siguiente por la tarde al terminar el coro de la Colegiata subirá el clero de la misma con Cruz alzada y ornamentos morados para bajarla procesionalmente al dicho templo, donde permanecerá hasta el domingo último de dicho mes, haciéndole en esos días rogativas por la mañana después de la misa conventual, y Salve y Letanía por la tarde después de Coro, y demás cultos que de tiempo inmemorial se le dedican.

El domingo último, se organizará solemne procesión general de rogativa presidida por el clero de la Colegiata con asistencia de las parroquias, Corporación Municipal bajo mazas, y de todas las hermandades. Al llegar a procesión a la Plaza Mayor, se sacará al atrio de la Iglesia el Santísimo Cristo de los Méndez, y volviendo hacia Él la imagen y arrodillándose el clero y el pueblo se entonará solemne rogativa AD PETENDAM PLUVIAM, mientras se toca la campana de la Colegiata. Terminada la ceremonia continua la procesión, encaminándose al Santuario de la Stma. Virgen, donde se canta a la llegada una Salve solemne regresando el clero en igual forma a su Iglesia.

Si el domingo dicho lloviese, se aplazará la procesión al domingo inmediato siguiente, y si así sucesivamente sin que pueda esta verificarse en ningún día entre semana, aunque lo hubiere festivo, continuándose los cultos en la Colegiata en igual forma que la primera semana.

En su Santuario sigue la misma solemnidad durante todo el mes de mayo, celebrándose dos grandes funciones en el primer y segundo domingo de dicho mes, y si por la lluvia se hubiese retrasado la subida de la Virgen, a otro u otros domingos, las funciones serán en los dos domingos siguientes a su subida.

La Salve y rogativa de la Virgen a partir del primero de junio no será ad petendam pluviam, sino AD POSTULANDAM SERENITATEM, terminándose el 28 de agosto.

Esta rogativa se anunciará diariamente a los fieles con los tradicionales volteos de campanas, conocidos con el nombre de “toque a la Salve”, una hora antes de la oración.

Durante todo este tiempo de rogativa, la Santísima Virgen estará en andas en el altar que tiene para este fin en el presbiterio y l lado de la Epístola, en memoria de ser el lugar donde fue hallada, subiéndose a su camarín en el dicho día 28 de agosto con los repliques acostumbrados.

El día 6 de septiembre viene de Guadix una comisión de la Cofradía de Nª Sª de la Piedad, establecida en dicha ciudad para dedicar a la Virgen, los cultos que se dirán, precedida del tradicional “Cascaborras” (cascamorras). A la llegada a la Iglesia de la Merced, se bajará la Virgen de su camarín, en la forma ya dicha, permaneciendo en el altar hasta el día 21 de dicho mes. El estandarte de la cofradía, después de tremolado en el Santuario de la Virgen, se deposita en la ventana del Coro de la Parroquia de San Juan, hasta que se arría para retornar a Guadix.

Los días ocho y quince de septiembre, se celebran solemnes funciones con procesiones no generales por la tarde. La primera de estas funciones la hace y costea la Hermandad de Nª Sª de la Piedad de Guadix, con asistencia de esta Hermandad solamente a la procesión. La segunda se hace también con asistencia de esta Hermandad mañana y tarde, en recuerdo de la Hermandad de pastores.”

Nota: Texto tomado del manuscrito del mercedario R.P. Maestro Juan Barroso, comendador que fue dos veces del Convento, escrito entre los años 1744 y 1748, tiulado “Ilustración cronológica, estética, moral y mystica del origen y milagros de Nuestra Señora de la Piedad de Baza, patrona de la misma”. 

CAPÍTULO I

NATURALEZA ECLESIAL Y JURÍDICA DE LA HERMANDAD.

1.1 Asociación Pública de Fieles

ARTÍCULO 1

1. Esta Hermandad es una Asociación Pública de Fieles, que busca promover el culto público a Dios Nuestro Señor y a la Santísima Virgen. Se constituyó por la libre y espontánea voluntad de sus fieles devotos y se mantiene hoy con ese mismo espíritu y con arreglo a los estatutos y reglamento que se somete a la aprobación de la autoridad eclesiástica.

2. La Hermandad está constituida en persona jurídica pública eclesiástica, en virtud del decreto por el que el Obispo Diocesano la erigió, y recibe así la misión en la medida en que la necesite para los fines que se propone alcanzar en nombre de la Iglesia y que se le confían mirando al bien público.

3. La Hermandad ha obtenido el reconocimiento civil de su personalidad jurídica mediante su inscripción en el Registro de Entidades Religiosas del Ministerio de Justicia.

1.2 Nombre de la Hermandad

ARTÍCULO 2

La antiquísima Hermandad de Nuestra Señora de la Piedad, amplió su denominación a Patrona de Baza, con lo que a partir de ese momento pasó a denominarse “HERMANDAD DE NUESTRA SEÑORA DE LA PIEDAD PATRONA DE BAZA”.

1.3 Fines de la Hermandad

ARTÍCULO 3

 El fin principal y específico de la Hermandad es la promoción del culto público, que es el “que se tributa cuando se ofrece en nombre de la Iglesia por las personas legítimamente designadas y mediante actos aprobados por  la autoridad de la Iglesia”.

ARTÍCULO 4

 El fin general de la Hermandad es cultivar la vida cristiana mediante el culto y devoción a la Santísima Virgen de la Piedad. En consecuencia la Hermandad procurará:
• Fomentar una vida cristiana más perfecta en los hermanos.
• Promover la doctrina cristiana católica.
• Realizar actividades de apostolado.
• Asumir iniciativas para la evangelización.
• Promover obras de caridad y piedad.
• Animar el orden temporal con espíritu cristiano.


ARTÍCULO 5

 Los medios, mediante los cuales la Hermandad pretende conseguir los fines, son:

• Formación continuada de los hermanos.
• El culto a través de la veneración a la Virgen
• Participación en la actividad pastoral de las Parroquias de Baza.
• Profesión pública de la fe.

1.4 Sede canónica y domicilio social

ARTÍCULO 6

1. La Sede Canónica de la Hermandad es el Templo de Nuestra Señora de la Piedad de Baza.

2. El domicilio social es el Templo de Nuestra Señora de la Piedad de Baza, situado en la Plaza de la Merced nº 7 de Baza.

3. Con autorización de la Autoridad Eclesiástica, la Hermandad podrá tener un domicilio social distinto al de la Sede Canónica.

1.5 Signos distintivos de la hermandad

ARTÍCULO 7

1. La Hermandad cuenta con un escudo representativo de la misma, consistente en la imagen, en dos dimensiones, de Nuestra Señora de la Piedad, tal y como figura en el anexo 1 de estos estatutos.

2. Cuenta además, con un estandarte en el que en el anverso, está impresa la imagen de Nuestra Señora de la Piedad y en el reverso el nombre de la Hermandad y el de la Ciudad; y una Bandera con los colores azul celeste y blanco formando tres bandas, con el blanco en el centro, donde además existe centrado el escudo.

3. La medalla, refleja, al igual que el estandarte, la imagen de Nuestra Señora de la Piedad y el nombre de la Ciudad.

4. Estas insignias deberán presidir todos los actos corporativos y religiosos solemnes en la forma en que se determine en el Reglamento de Régimen Interno.

CAPÍTULO II

VIDA ECLESIAL Y DIOCESANA DE LA HERMANDAD.

2.1 Integración en la Iglesia diocesana

ARTÍCULO 8

La Hermandad mantendrá una especial relación con la comunidad eclesial y cooperación pastoral en la misión común de la Iglesia, con el Obispo y sus directrices, así como con el Rector del Templo y con el Consiliario, al que reconocerán todas las competencias que le atribuye el Código de Derecho Canónico, singularmente en lo que respecta a la Sagrada Liturgia, al ejercicio del culto público y al uso del Templo, integrándose en la vida del mismo y de las Parroquias de la Ciudad.


 ARTÍCULO 9

 En el caso de que la actual Federación de Hermandades y Cofradías de Semana Santa de Baza, se abra a las Hermandades de Gloria, la Hermandad de Nuestra Señora de la Piedad, se integrará en esta Federación.

 ARTÍCULO 10

 Una de las principales responsabilidades de la Junta de Gobierno de la Hermandad, es la de cuidar la formación cristiana y religiosa de sus Hermanos, perfeccionándola constantemente y actualizándola de forma que éstos estén capacitados para dar razón de su fe y de su esperanza cuando y donde fuere necesario
 Para el cumplimiento de este fin la Hermandad de por sí o en colaboración con otras instituciones, organizará de forma constante y periódica charlas, catequesis, coloquios, retiros, ejercicios espirituales, etc., siguiendo un programa de evangelización previamente trazado por el Secretariado Diocesano.

CAPÍTULO III

MIEMBROS DE LA HERMANDAD.

3.1 Quienes pueden ser Hermanos

 ARTÍCULO 11

1. Cualquier bautizado, sin distinción de sexo, que no esté legítimamente impedido por el derecho. Para ello se requiere:
a) Ser cristiano practicante.
b) Llevar una vida religiosa y moral conforme la fe cristiana.
c) Tener devoción de principio a la titular de la Hermandad, Nuestra Señora de la Piedad.
d) Manifestar su inquietud e interés por la vida de la Iglesia.
e) Ser mayor de 18 años.
f) No estar incurso en ninguno de los casos previstos en el canon 316.1
g) Aceptar sin reservas estos estatutos

2. Los menores de edad podrán ser inscritos como Hermanos una vez bautizados, con autorización paterna, materna o tutorial, y desde su inscripción participarán de las gracias y beneficios espirituales concedidos a la Hermandad. La plenitud de los derechos la adquirirán con su mayoría de edad, exhortándoles que, al llegar a esta edad, se preparen convenientemente para recibir el Sacramento de  la Confirmación, si aún no lo hubieren recibido.

ARTÍCULO 12

Para los menores admitidos, la Hermandad podrá formar el grupo de Juventud Cofrade, dividiéndolo en dos secciones:

1º - Sección Infantil: Integrada por los Hermanos que no hayan cumplido catorce años.
2º - Sección de Jóvenes: Integrada por los Hermanos que tengan cumplidos catorce años, hasta cumplir los dieciocho, sin perjuicio de que pudieran seguir integrados en la participación de este grupo hasta los veintiún años.

Estas dos secciones serán presididas por el Hermano Mayor de la Hermandad, por un miembro de la Junta de Gobierno o por una comisión de responsables para cada sección, bajo la dirección y responsabilidad de un Delegado de la Junta de Gobierno.

3.2 Forma de admisión

 ARTÍCULO 13

 La admisión se efectuará mediante solicitud facilitada por la Secretaría de la Hermandad. Dicha solicitud ha de ir avalada por dos Hermanos, mayores de edad, con una antigüedad dentro de la Hermandad de al menos dos años y a la que se acompañará certificación de bautismo del solicitante, sometiendo dicho extremo a la Junta de Gobierno que decidirá por mayoría simple.

 ARTÍCULO 14

1. La recepción canónica de los nuevos Hermanos, mayores de dieciocho años, la hará el Secretario en presencia del Consiliario, figurando como testigo el Hermano Mayor.
2. Los nuevos Hermanos serán investidos como tales el día que el Consiliario y la Junta de Gobierno lo consideren, pero coincidente con el novenario.
3. Los nuevos Hermanos harán, conforme al Derecho Universal y particular de la Iglesia, la Profesión de Fe y la promesa de cumplir los Estatutos de la Hermandad, así como las demás ordenanzas de la Autoridad Eclesiástica competente, acuerdos de los Cabildos y Reglamentos de Régimen Interno de la misma. En este acto solemne, a los nuevos Hermanos se le impondrán la medalla de la Hermandad y podrá recibir un ejemplar de los Estatutos.

3.3 Derechos de los Hermanos

 ARTÍCULO 15

 Corresponden a los Hermanos los siguientes derechos:
- Participar en los actos de culto, piedad y caridad que celebre la Hermandad, conforme a los Estatutos.
- Tener voz y voto en los Cabildos Generales, siempre que hayan sido recibidos canónicamente.
- Ser candidatos para desempeñar cargos en la Junta de Gobierno, cuando reúnan los requisitos necesarios para ello.
- Recibir la formación religiosa y espiritual correspondiente a los fines de la Hermandad.
- Recibir de la Hermandad la ayuda que precise, de acuerdo con las posibilidades de esta.
- Participar en todas las actividades generales que promueva la Hermandad.
- Hacer uso de las instalaciones y servicios de la Hermandad, y solo para asuntos de la Hermandad, de acuerdo con las normas que establezca el Reglamento de Régimen Interno.
- Solicitar al Hermano Mayor la convocatoria de un Cabildo general extraordinario.
- La aplicación de los sufragios correspondientes tras su fallecimiento.
- Solicitar la baja en la Hermandad.
- Ser convocados oportunamente para las reuniones a que deban asistir.
- Ser informados de los acuerdos que les puedan afectar.
- A solicitar información sobre la marcha de la Hermandad.
- Pertenecer al Cuerpo de Horquilleros a fin de portar sobre sus hombros la imagen de Nuestra Señora de la Piedad, en los actos procesionales.

3.4 Deberes de los Hermanos

 ARTÍCULO 16

 1. Como norma fundamental, todo Hermano deberá adaptar su vida a las exigencias esenciales del Evangelio, según su condición de cristiano, que se manifestará con:
- Su integración y participación en la vida eclesial.
- La preocupación efectiva por los más pobres.
- La asidua práctica del precepto dominical y frecuencia de los sacramentos.
- Los criterios y actitudes morales en conformidad con la moral católica.
- Testimonio evangélico en la familia y en la sociedad.
- Presencia en el mundo como creyente.
- Esmero en la práctica de la caridad cristiana.
- Sentido cristiano del culto a las imágenes.
- Amor y sincero respeto a la Iglesia.
- Obediencia a las directrices diocesanas.

 2. En relación con su pertenencia a la Hermandad, se observarán los deberes que le son propios:
- Participar activamente en la consecución de los fines de la Hermandad.
- Participar en los cultos que celebre la Hermandad.
- Participar habitualmente en las actividades que promueva la Hermandad, muy especialmente si son de carácter formativo, caritativo o apostólico, con especial referencia a la colaboración con Cáritas y con las Obras Misionales Pontificias.
- Cumplir los Estatutos.
- Asistir a las reuniones a las que fueren convocados.
- Pagar las cuotas que se establezcan.
- Aceptar los cargos para los que fueren elegidos, si no hay causa mayor que lo impida.
- Aceptar y cumplir las decisiones válidas adoptadas por el Cabildo General y por la Junta de Gobierno.
- Secundar y defender las directrices de la Autoridad Eclesiástica competente.

3.5 Clases de Hermanos

 ARTÍCULO 17

 Existirán dos clases de Hermanos:

a) Honorarios, serán aquellos que por su dedicación, servicios prestados o devoción a Nuestra Señora de la Piedad y a la Hermandad, lo merezcan, siendo nombrados por la Junta de Gobierno.

b) Activos, serán todos los inscritos como Hermanos, que cumplan con las obligaciones y reúnan los requisitos establecidos en los presentes Estatutos, siendo nombrados por la Junta de Gobierno.


3.6 Causas de baja como miembros de la Hermandad

 ARTÍCULO 18

 Son causas de baja en la Hermandad:
a) El fallecimiento del Hermano.
b) Renuncia solicitada por escrito a la Junta de Gobierno.
c) Apartarse de la Religión Católica, por acogimiento a otras creencias.
d) Inscribirse en sociedades condenadas por la Iglesia.
e) Por expulsión acordada por la Junta de Gobierno, la cual se le notificará por escrito, haciéndole saber que contra dicha decisión cabe recurso ante la Asamblea General en el plazo de cinco días a contar del siguiente a su notificación.
Se consideran justas causas de expulsión:
 El abandono manifiesto de la vida religiosa cristiana.
×
 El escándalo moral.
×
 La animadversión pública hacia la Iglesia
×
 El incumplimiento reiterado de las obligaciones estatutarias.
×
 Llevar dos años consecutivos sin abonar las cuotas.
×
En todos estos casos, deberán ser advertidos previamente.

CAPÍTULO IV

ÓRGANOS DE GOBIERNO DE LA HERMANDAD.

4.1 Norma general

 ARTÍCULO 19

1. Los Órganos de Gobierno de la Hermandad son el Cabildo General de Hermanos y la Junta de Gobierno.

 El Cabildo General de Hermanos es el órgano superior de Gobierno de la Hermandad y está constituido por todos los Hermanos de pleno derecho de la misma.×

 La Junta de Gobierno es el órgano ejecutivo de la Hermandad.×

4.2 Del Cabildo General de Hermanos

 ARTÍCULO 20

 El Cabildo General de Hermanos, por razón de la materia sobre la que delibera y por el tiempo en que se ha de celebrar, puede ser de dos clases: Ordinario y Extraordinario.

 Son funciones del Cabildo General las siguientes:

1º.- Conocer los planes de actuación de la Hermandad, a propuesta de la Junta de Gobierno y hacer propuestas sobre ellos y aprobarlos.
2º.- La elección del Hermano Mayor y Tesorero. Así como la elección del Fiscal Mayor y Teniente Fiscal.
3º.- Ratificar el nombramiento de los miembros de la Junta de Gobierno, a propuesta del Hermano Mayor.
4º.- Conocer y aprobar el estado de cuentas y presupuestos que presente la Junta de Gobierno.
5º.- Aprobar y modificar los Estatutos, a propuesta de la Junta de Gobierno.
6º.- Aprobar o denegar cualquiera de las propuestas de la Junta de Gobierno.
7º.- Resolver los recursos, dentro de sus competencias, que le fueran planteados sobre acuerdos de la Junta de Gobierno, así como las denuncias que vinieran del Fiscal Mayor.
8º.- Determinar que se entiende por mayor y menor cuantía.
9º.- Autorizar, previos los permisos exigidos por el Derecho Canónico, cualquier tipo de inversión, venta y utilización de los fondos y bienes de la Hermandad.
10º.- Autorizar los gastos no presupuestados, ni en el capítulo de gastos generales, que sean de mayor cuantía.

4.3 Cabildo General Ordinario

 ARTÍCULO 21

1. Se celebrarán al menos dos veces durante el año.

1º.- Cabildo General Ordinario de cierre de cuentas y de apertura de curso, se celebrará en la segunda quincena de octubre y en él se debatirán y aprobarán las cuentas del año escolar que finaliza, así como se evaluará el curso transcurrido y se aprobará el programa de actividades, proyectos y planificación de los cultos ordinarios y extraordinarios, así como el modo y cuantía de las obras y actividades destinadas al ejercicio de la fraterna y solidaria caridad con los mas pobres.

2º.- Cabildo General Ordinario de seguimiento de curso, se celebrará dentro de los quince días siguientes a Semana Santa y en él se comprobará el cumplimiento del programa de actividades y proyectos, así como del estado de cuentas.

2. Los Cabildos Generales Ordinarios estarán presididos por el Consiliario junto con el Hermano Mayor, asistido por el Secretario y demás miembros de la Junta de Gobierno.

4.3.1 Convocatoria

 ARTÍCULO 22

1. La convocatoria de citación a los Cabildos Generales Ordinarios, la decide la Junta de Gobierno y la hará el Secretario por orden del Hermano Mayor, mediante comunicación escrita a cada uno de los Hermanos, al menos con diez días de anticipación, haciendo constar el orden del día, el lugar, la fecha de celebración y la hora prevista para la primera y segunda convocatoria, debiendo existir un periodo de treinta minutos entre ambas convocatorias.

2. El orden del día debe incluir: la lectura y aprobación del acta anterior, los asuntos a tratar y, por último, el capítulo de ruegos y preguntas para que los Hermanos puedan manifestar sus criterios y deseos a la Junta de Gobierno y al Cabildo General.

4.3.2 Quórum

 ARTÍCULO 23

 Para que los Cabildos Generales Ordinarios puedan celebrarse se requiere:

1º.- En primera convocatoria: La asistencia como mínimo de la mitad mas uno de los miembros de la Junta de Gobierno y el diez por ciento de los Hermanos con derecho a voto.

2º.- En segunda convocatoria: se podrá celebrar cuando el número de asistentes que no forman parte de la Junta de Gobierno sea, como mínimo, el doble que el número de Hermanos miembros de la Junta de Gobierno.

4.3.3 Decisiones

 ARTÍCULO 24

1. El Hermano Mayor dirigirá y moderará las intervenciones y concederá la palabra a quien lo solicite, por el orden que le corresponda. Cuando las opiniones sean discrepantes u opuestas se procederá a una votación, que podrá ser secreta, resolviendo, en primera votación, la mayoría absoluta.

2. Si no resultase la mayoría absoluta, se procederá a una segunda votación, resolviendo la mayoría relativa. Si en esta votación hubiese empate, decidirá el voto de calidad del Hermano Mayor.

3. De las deliberaciones de los Cabildos, el Secretario levantará acta en los libros correspondientes, que deberá ser leída y aprobada, si procede, en el Cabildo siguiente de igual clase que se celebre.

4. El Hermano Mayor, por propia iniciativa o indicación del Consiliario, deberá suspender un Cabildo, total o parcialmente, si tuvieran lugar faltas de respeto y la consideración debida a lo que es propio de una asamblea de bautizados, reunidos en el nombre de la Santísima Trinidad, máxime si se tratara de faltas contra la Caridad.

4.4 Cabildo General Extraordinario

 ARTÍCULO 25

1. Los Cabildos Generales Extraordinarios, exceptuando el Cabildo General Extraordinario de Elección a nueva Junta de Gobierno, se celebrarán cuando exista una causa justa a juicio del Hermano Mayor, o por acuerdo de la Junta de Gobierno, o bien lo soliciten al menos el veinte por ciento de los Hermanos con derecho a voto, según el censo vigente.

2. Si la petición procede de los Hermanos, deberá hacerse por escrito en solicitud dirigida al Hermano Mayor, haciendo constar el asunto o asuntos a tratar, y dichos asuntos no puedan ser demorados hasta el siguiente Cabildo General Ordinario. La petición deberá ser firmada por todos los solicitantes.

3. Hecha la solicitud en la forma descrita, el Hermano Mayor deberá convocar el Cabildo General Extraordinario en el plazo de treinta días.

4.4.1 Requisitos para su celebración válida

 ARTÍCULO 26

 Para que el Cabildo General Extraordinario pueda celebrarse válidamente, se han de cumplir los siguientes requisitos:

1º.- Comunicación de la convocatoria del Cabildo al Secretariado Diocesano y, en caso de estar federada, a la Federación de Hermandades y Cofradías, haciendo constar el orden del día.

2º.- En el caso de que el Cabildo se celebre por petición de los Hermanos, deberán asistir todos los firmantes de la petición, no siendo válido el Cabildo por ausencia de algunos de los solicitantes, salvo causa justa a juicio del Hermano Mayor.

3º.- Si el Cabildo es a petición de la Junta de Gobierno, para la validez de su celebración el quórum necesario será al menos del diez por ciento del censo de la Hermandad, y a la asistencia al menos de cinco miembros de la Junta de Gobierno, además del Hermano Mayor.

4º.- La convocatoria se hará en un día y hora que, a juicio de la Junta de Gobierno, permita la asistencia del mayor número de Hermanos, quedando inhabilitado para estos Cabildos Extraordinarios los meses de julio y agosto.

5º.- En este Cabildo no podrá tratarse ningún otro asunto que no sea el que motiva la convocatoria, no habrá ruegos y preguntas, ni lectura del acta anterior.

6º.- Para la validez de la votación habrá que tenerse en cuenta que, en primera votación, será necesaria la mayoría absoluta, y en segunda votación, la relativa. En caso de empate dirimirá el voto de calidad del Hermano Mayor, como en los Cabildos Ordinarios.

7º.- La convocatoria para estos Cabildos las hará el Hermano Mayor por medio del Secretario.

4.5 Cabildo General Extraordinario de Elecciones

4.5.1 Norma general

 ARTÍCULO 27

1. El Cabildo General Extraordinario de Elecciones es la reunión de todos los Hermanos con derecho a voto que se celebrará cada vez que finaliza el periodo de mandato de la Junta de Gobierno, con el fin de renovar la misma por el tiempo de duración que otorgan los Estatutos de la Hermandad, no siendo este superior a cuatro años.

2. El Hermano Mayor y los demás miembros de la Junta de Gobierno podrán, inicialmente ser reelegidos para dos mandatos consecutivos en el cargo. Cuando lo considere oportuno el Cabildo General de Hermanos, tanto el Hermano Mayor como los restantes miembros de la Junta de Gobierno podrán ser nuevamente reelegidos a la conclusión del segundo mandato, siempre que esté suficientemente justificado y previa autorización del Obispo oído el Consiliario. A la conclusión de este excepcional tercer mandato, no podrán ser nuevamente reelegidos.

 ARTÍCULO 28

1. Para la renovación de la Junta de Gobierno se presentarán las candidaturas de Hermano Mayor y Tesorero, que serán elegidos en votación singular y, en su momento, presentados al Ordinario para su ratificación.

2. En el mismo acto se elegirán el Fiscal Mayor y el Teniente Fiscal, también en votación singular cada uno de ellos, quienes, no perteneciendo a la Junta de Gobierno, sí deberán estar presentes, al menos uno, en todos los actos objeto de sus funciones.

 ARTÍCULO 29

1. Tienen derecho  a votar los Hermanos que, en el día señalado para la elección, tengan cumplidos los dieciocho años de edad y, al menos, un año de antigüedad en la Hermandad, y reúnan asimismo las otras condiciones que señalan los Estatutos.

2. La Junta de Gobierno está particularmente obligada a velar por el cumplimiento de todas las disposiciones referentes a las elecciones y, muy especialmente, porque los candidatos y electores reúnan las condiciones y cualidades exigidas por los estatutos.

4.5.2 Procedimiento electoral

4.5.2.1 Condiciones previas

 ARTÍCULO 30

1. Entrega de libros: Antes de iniciarse el periodo de exposición pública del censo de Hermanos, es decir, setenta días antes del Cabildo de Elecciones, la Junta de Gobierno saliente hará entrega al Consiliario, de los libros de actas, inventario de bienes, libro de Hermanos y libro de cuentas, debidamente actualizados, para que dicho Consiliario los custodie y en el momento de la toma de posesión haga entrega de estos a la Junta de Gobierno entrante.

2. Autorización del secretariado Diocesano: Para la celebración de elecciones en la Hermandad serán requisitos indispensables:

 Solicitar la autorización del Director del Secretariado Diocesano de Hermandades y Cofradías, al menos un mes antes de la iniciación del proceso electoral, que dura setenta días.×
 Haber obtenido por escrito, el permiso del Director de dicho Secretariado Diocesano.
×

3. Una vez obtenido el permiso, se constituirá una Mesa Electoral, conforme se determina en el artículo 57 del Directorio Diocesano y en estos estatutos de la Hermandad, encargada de velar por el buen desarrollo y supervisar todas las actuaciones a lo largo de todo el proceso, concluyendo su función con el escrutinio.

4.5.2.2 Elaboración del censo

 ARTÍCULO 31

1. Setenta días antes de la celebración del Cabildo General Extraordinario de Elecciones, la Hermandad tendrá confeccionado el censo electoral, actualizado, de los Hermanos con derecho a voto, por orden alfabético, en el que constarán los apellidos y nombre, Parroquia a la que pertenece, fecha de inscripción en la Hermandad, quedando el resto de los datos en la prudente reserva y custodia del Secretario de la Hermandad.

2. Una copia de este censo se enviará al secretariado Diocesano de Hermandades y Cofradías y otra será expuesta en lugar visible de la Parroquia (Iglesia de San Juan).

3. Desde el momento de la exposición del censo electoral, el Secretario, por carta, notificará a cada Hermano con derecho a voto sus datos personales recogidos en el censo, así como la apertura del tiempo de veinte días a partir del primero en que sea expuesta la lista con la relación de Hermanos electores, para que si alguno con derecho a voto no figurase en la misma, o requiriese hacer alguna rectificación, pueda presentar en la Secretaría de la Hermandad, la correspondiente reclamación.

4. El censo definitivo se hará público en la Parroquia (Iglesia de San Juan), con cuarenta días de antelación a la fecha prevista para la celebración del Cabildo de Elecciones, enviando al Secretariado Diocesano copia autentica del mismo, destacando si ha habido o no modificaciones y en este caso cuáles son.

5. No podrán ejercer su derecho a voto aquellos Hermanos que, transcurridos los plazos señalados, no aparezcan en el censo de votantes, o bien, en el anexo de rectificaciones.

4.5.2.3 Presentación y aprobación de candidatos

 ARTÍCULO 32

1. Hecho público el censo electoral definitivo en la forma antes expresada, durante los diez días siguientes a su publicación, quedará abierta la presentación de candidaturas para acceder a la Junta de Gobierno.

2. La inscripción de candidatos se hará en la Secretaría de la Hermandad, estando obligado el Secretario a expedir al interesado una certificación que acredite que se ha presentado como candidato.

3. Finalizado el plazo de presentación de candidaturas, es decir, en los diez días siguientes a la publicación definitiva del censo, la Mesa Electoral se reunirá para resolver, en el plazo de las cuarenta y ocho horas siguientes, sobre la idoneidad de los candidatos presentados.

4. Si algún candidato no cumple los requisitos exigidos en los artículos 33 y 34 de estos estatutos (51 y 52 del Directorio Diocesano), la Mesa Electoral se lo comunicará, concediéndole un plazo de siete días para efectuar alegaciones. Recibida las mismas, la Mesa Electoral resolverá en cinco días, advirtiéndole del derecho de recurso ante la Autoridad Eclesiástica.

5. Si no hubiese alegaciones ni recursos por parte de los candidatos presentados, la Junta de Gobierno, para agilizar el proceso, podrá comunicar al Ordinario Diocesano las candidaturas presentadas, sin esperar necesariamente a que se agote el plazo de alegaciones.

4.5.2.4 Requisito para ser candidato

 ARTÍCULO 33

 Para ser candidato a miembro de la Junta de Gobierno, además de ser católico practicante, con reconocida vida cristiana personal, familiar y social, fiel cumplidor de los fines de la Hermandad, será necesario reunir los siguientes requisitos:

1º.- Tener mas de dieciocho años de edad y ostentar una antigüedad mínima en la hermandad de tres años ininterrumpidos.
2º.- Que su residencia le permita atender las obligaciones del cargo para el que se presenta.
3º.- No ejercer cargos directivos en otra Hermandad o Cofradía.
4º.- No desempeñar cargo de dirección en partido político, o de autoridad civil ejecutiva nacional, autonómica, provincial o municipal.
5º.- No haber presentado dimisión o renuncia de la Junta de Gobierno de esta u otra Hermandad o Cofradía dentro de los cinco años previos a la fecha de las elecciones de la Hermandad.


 ARTÍCULO 34

 Para ser Hermano Mayor o Vice-Hermano Mayor, además de los requisitos anteriores, se le exige tener más de veinticinco años de edad y una antigüedad mínima en la Hermandad de cinco años ininterrumpidos.

4.5.2.5 Visto Bueno del Ordinario

 ARTÍCULO 35

 Finalizado el plazo de presentación de candidaturas y examinada la idoneidad de los candidatos, en las cuarenta y ocho horas siguientes, la Junta de Gobierno enviará al Ordinario Diocesano una comunicación de su resolución favorable. En caso de ser negativa dicha resolución, y tras conceder al interesado siete días para que efectúe sus alegaciones, recibidas éstas y tras cinco días para resolverlo, la Junta de Gobierno, hará así mismo la comunicación correspondiente al Ordinario, si el candidato no aceptado manifestara su voluntad de ejercer el derecho de recurso ante la Autoridad Eclesiástica. Derecho que podrá ejercer en los quince días siguientes, dejándose en suspenso el proceso electoral hasta que dicho recurso se resuelva por parte de la Autoridad Eclesiástica.

 ARTÍCULO 36

Recibida por el Ordinario la comunicación de la Junta de Gobierno solicitará un informe del Consiliario sobre la idoneidad de cada candidato, que le será enviado en sobre cerrado, quedando a salvo la posibilidad de pedir informes al Párroco de la sede canónica de la Hermandad, a aquel del domicilio del candidato y a otras personas de buena fama y probada prudencia.

 El Ordinario dará o negará su beneplácito a los candidatos a la luz de los informes recibidos, comunicándolo al Secretariado Diocesano de Hermandades y Cofradías. Sin nada obsta al procedimiento seguido, dicho Secretariado transmitirá el VºBº al anexo de rectificaciones y a las candidaturas presentadas. En caso de que algunos de los candidatos no cumplan los requisitos establecidos se denegará su candidatura, quedando el derecho de recurso al Ordinario Diocesano en un plazo de quince días.

4.5.2.6 Convocatoria

 ARTÍCULO 37

Recibido el VºBº del Secretariado Diocesano de Hermandades y Cofradías, el Secretario de la Hermandad, quince días antes de la celebración del Cabildo General Extraordinario de Elecciones, convocará, mediante cédula personal, a todos los Hermanos con derecho a voto. En dicha convocatoria, el Secretario, se encargará personalmente de transmitir por carta a los Hermanos del censo el listado de todos los candidatos que se presentan, así como la fecha, horario y lugar en que se celebrará el Cabildo de Elecciones.

 ARTÍCULO 38

 En Caso de no presentarse candidaturas suficientes en los plazos establecidos, la Junta de Gobierno elevará consulta al Ordinario Diocesano para que determine cómo proceder.

4.5.2.7 Mesa Electoral

 ARTÍCULO 39

 La Mesa Electoral estará presidida por el Consiliario o bien por un representante de la Autoridad Eclesiástica legítimamente delegado, y deberán estar presentes el Secretario, el Fiscal Mayor (o Teniente Fiscal) y dos Hermanos, el de mayor y menor edad, que no sean candidatos.

4.5.2.8 La votación

 ARTÍCULO 40

1. La Mesa Electoral se reunirá media hora antes de la convocatoria y constatará que están dispuestos todos los elementos necesarios para la elección.

2. La forma de la votación se realizará de la forma siguiente:
Con un mínimo de votantes, que en primera convocatoria deberá alcanzar al menos el 10% del censo electoral, y que en una segunda convocatoria, no antes de media hora, deberá alcanzar al menos el 5% del mismo. En caso de no haber quórum en la segunda convocatoria, la votación, si se ha llegado a realizar, será nula, y se convocará un nuevo Cabildo dentro del plazo de quince días. Si convocado este Cabildo no se reuniese el quórum necesario, la Junta de Gobierno notificará lo sucedido al Ordinario Diocesano para que determine como proceder.

 ARTÍCULO 41

 Solo se admitirá como modalidad de sufragio el voto presencial y secreto quedando prohibida la facultad de votar por carta o por procurador. El Hermano votante deberá de identificarse de forma precisa, mediante DNI u otro carnet oficial en el que aparezca, al menos, una fotografía de la persona, su edad y domicilio.

4.5.2.9 Escrutinio

 ARTÍCULO 42

1. Finalizada la votación, el Presidente de la Mesa Electoral, con los dos miembros de la “mesa de edad” y el Secretario, realizará el escrutinio público de todos los votos emitidos, incluidos los nulos. De todo ello y de todo lo ocurrido, el Secretario de la Mesa Electoral, levantará acta con el VºBº del Consiliario o representante de la Autoridad Eclesiástica.

2. La votación será nula si:

1º.- El número de votos es superior al de votantes.
2º.- El número de votantes es inferior al 10% del censo electoral en primera convocatoria, o al 5% en segunda, debiéndose repetir el Cabildo en modo absoluto.
3º.- El número de votos no alcanza la mayoría absoluta.

3. En caso de ser nula la votación a tenor de lo expuesto en los apartados 1º y 2º del punto anterior, se deberá repetir el Cabildo de Elecciones en modo absoluto, después de informar al Secretariado de Hermandades y Cofradías, que deberá dar su aprobación y modo de proceder para el mismo, con una separación entre ambos Cabildos de, al menos, quince días.
4. En caso de nulidad de la votación a tenor del apartado 3º del punto 2, se cursará una segunda convocatoria, transcurridos al menos quince días, en la que bastará la mayoría relativa de los votos emitidos, incluidos los nulos y los depositados en blanco, para la validez de la elección. En caso de producirse empate de votos entre dos o más candidaturas en esta segunda convocatoria, quedará elegido Hermano Mayor el que tenga más antigüedad en la Hermandad y, en caso de tener la misma antigüedad, lo será el hermano de mayor edad.

4.5.2.10 Confirmación de la elección

 ARTÍCULO 43

1. El Secretario de la Hermandad enviará por duplicado, en el plazo de ocho días, la certificación del acta de la elección al secretariado Diocesano de Hermandades y Cofradías, solicitando al Ordinario Diocesano la confirmación de los elegidos.

2. Una vez confirmados los miembros de la nueva Junta de Gobierno por el Ordinario Diocesano, el Hermano Mayor saliente, en funciones, en el plazo máximo de quince días, convocará el Cabildo de Toma de Posesión para que los elegidos puedan cumplir sus cargos con pleno derecho.

3. Hasta que no se celebre el Cabildo de Toma de Posesión, los miembros de la Junta de Gobierno continuarán en sus cargos.

4. Una vez que haya tenido lugar la Toma de Posesión de la nueva Junta de Gobierno, el Secretario de la Hermandad, comunicará al Secretariado Diocesano de Hermandades y Cofradías la composición de la nueva Junta de Gobierno para su publicación en el Boletín Oficial Diocesano.

4.6 La Junta de Gobierno

4.6.1 Norma general

 ARTÍCULO 44

1. La Junta de Gobierno estará constituida por un Hermano Mayor, un Vice-Hermano Mayor, un Tesorero, un Secretario y un número mínimo de cinco vocales, en función de las vocalías y necesidades.

2. La Junta de Gobierno podrá nombrar miembros auxiliares o comisiones de Hermanos, que colaborarán responsablemente en las tareas de la Hermandad, en funciones concretas y transitorias. La Junta de Gobierno podrá citarlos a reuniones concretas, teniendo voz pero no voto

4.6.2 Los Cabildos de la Junta de Gobierno

 ARTÍCULO 45

1. La Junta de Gobierno es el órgano colegiado ejecutivo y deliberante de la Hermandad, y se reunirá cuando la convoque el Hermano Mayor.

2. Los Cabildos de la Junta de Gobierno pueden tener carácter Ordinario y Extraordinario:
1º.- Tienen carácter Ordinario, los Cabildos que se celebren con periodicidad, al menos una vez cada dos meses, pudiendo dejar de convocarse durante la estación estival.
2º.- Cualquier otro Cabildo que se convoque para adoptar alguna cuestión que no pueda esperar al próximo Cabildo Ordinario, tendrá carácter Extraordinario.

3. El Hermano Mayor convocará también Junta Extraordinaria de Gobierno cuando se lo soliciten, al menos, la mitad mas uno de los componentes de la Junta de Gobierno por medio escrito y razonado, en el que se hará constar los asuntos que deben incluirse en el orden del día.

4.6.2.1 Facultades de la Junta de Gobierno

 ARTÍCULO 46

La Junta de Gobierno, reunida en Cabildo, tiene las siguientes facultades:

1º.- Velar por el fiel cumplimiento de los Estatutos, del reglamento de Régimen Interno y de los acuerdos tomados en los Cabildos, así como de las disposiciones del Directorio Diocesano de Hermandades y Cofradías y otras Normas Diocesanas.
2º.- Cuidar el cumplimiento de los fines de la Hermandad en cuanto se refiere a la formación, culto y caridad.
3º.- Administrar los bienes conforme al derecho de la Iglesia, cuidando de la custodia y conservación de todos los objetos y documentos pertenecientes a la Hermandad, que estarán convenientemente depositados en la Sede canónica.
4º.- Confeccionar el balance de cuentas y los presupuestos que han de someterse a la aprobación del Cabildo General.
5º.- Convocar los Cabildos Generales.
6º.- responder solidariamente de su gestión ante el Cabildo General, estando sometida a las interpelaciones y preguntas que se le formulen en los mismos.
7º.- Estudiar todas las sugerencias, asuntos e iniciativas que surjan en el seno de la Junta de Gobierno y, en general, todo asunto que haya sido propuesto por algunos de los Hermanos y que de alguna manera tenga trascendencia para la Hermandad, con el fin de adoptar la resolución que sea procedente.
8º.- Nombrar a las Camareras y Capataces de Horquilleros que, según sus Reglamentos de Régimen Interno, estos cuerpos hayan propuesto.
9º.- Nombrar a los miembros auxiliares o comisiones de Hermanos.
10º.- Adquirir, conservar, administrar y enajenar, previa aprobación del Cabildo General de Hermanos, y de acuerdo con lo establecido en el Derecho de la Iglesia, teniendo en cuenta el artículo 92 del Directorio Diocesano.
11º.- Administrar a tenor del derecho eclesial las limosnas y donativos especiales que reciba la Hermandad y sean aceptados por ella, velando para que se cumpla la voluntad de los donantes.
12º.- Además de las facultades expuestas, tiene todas aquellas que le sean concedidas por la Autoridad Eclesiástica y las concedidas por el Cabildo General de Hermanos.

4.6.2.2 Convocatoria

 ARTÍCULO 47

 La convocatoria a la Junta de Gobierno la hará el Hermano Mayor, de acuerdo con el Consiliario, siguiendo el mismo método que para la convocatoria al Cabildo General ordinario.

4.6.2.3 Quórum

 ARTÍCULO 48

1º.- En primera convocatoria: La asistencia como mínimo de la mitad mas uno de los miembros de la Junta de Gobierno, incluidos el Hermano Mayor y el Secretario.

2º.- En segunda convocatoria: se celebrará sin más requisitos que la espera de treinta minutos, si concurren, al menos, un tercio de sus miembros. Dicha Junta será presidida por el Hermano Mayor y en su defecto por el Vice-Hermano Mayor, habilitándose como Secretario a alguno de los presentes, caso de ausencia de este.

4.6.2.4 Decisiones

 ARTÍCULO 49

1. En primera votación, la Junta de Gobierno adoptará sus acuerdos por mayoría relativa.

2. En caso de empate decidirá el voto de calidad del Hermano Mayor, o del Vice-Hermano Mayor, caso de que este presida la Junta.


4.6.3 Vacantes en la Junta de Gobierno

 ARTÍCULO 50

 Las vacantes de la Junta de Gobierno se pueden producir por las siguientes causas:

1º.- Por fallecimiento o cese.
2º.- Por renuncia presentada por escrito al Hermano Mayor o a la Junta de Gobierno. De dicha renuncia se dará cuenta al Secretariado Diocesano de Hermandades y Cofradías, antes de su aceptación por el Ordinario del lugar.
3º.- Por cambio de residencia a otra población que no le permita el desempeño del cargo para el que fue elegido, ni asistencia a los Cabildos.
4º.- Por imposibilidad de ejercer el cargo.
5º.- Por no haber tomado posesión del cargo para el que fue designado, sin causa justificada, en el plazo de un mes, desde la toma de posesión de la Junta de Gobierno.
6º.- Por tres faltas consecutivas injustificadas a los Cabildos.
7º.- Por negligencia en el desempeño de sus funciones, en el cargo para el que fue elegido.
8º.- Por incumplimiento de los deberes propios de hermano.

 ARTÍCULO 51

 Para cubrir las vacantes que se produzcan en la Junta de Gobierno, se procederá del modo siguiente:

1º.- En caso de que quede vacante el cargo de Hermano Mayor, ocupará su puesto el Vice-Hermano Mayor, por el tiempo de mandato que le reste a la Junta de Gobierno.
2º.- En los casos de ceses, ausencias, u otras circunstancias suficientemente comprobadas, de algunos de los miembros de la Junta de Gobierno, el Hermano Mayor, oído el parecer de la Junta de Gobierno, propondrá, de entre los candidatos que fueron aprobados, a la persona idónea para ocupar la vacante producida, debiendo ponerlo en conocimiento del Cabildo General de la Hermandad.
3º.- Lo adoptado según la situación correspondiente se comunicará al Secretariado Diocesano de Hermandades y Cofradías, solicitando la confirmación del Ordinario Diocesano.
4º.- El periodo que reste de mandato a la Junta de Gobierno no le computará al sustituirlo a efectos de sucesivas elecciones.

CAPÍTULO V

LOS CARGOS Y SUS FUNCIONES.

5.1 El Hermano Mayor

 ARTÍCULO 52

Corresponden al Hermano Mayor las siguientes funciones:

1º.- Ocupar oficialmente la presidencia y representación de la Hermandad, ante cualquier Organismo Civil o Religioso.
2º.- Cumplir y hacer cumplir los estatutos, el Directorio Diocesano de Hermandades y Cofradías y los demás acuerdos de la Hermandad.
3º.- Dirigir la acción de la Junta de Gobierno.
4º.- Coordinar las funciones de los demás miembros de la Junta de Gobierno, sin perjuicio de las competencias y responsabilidades de estos miembros en su gestión.
5º.- Convocar, presidir, suspender y levantar las sesiones que celebre la Junta de Gobierno, así como convocar a Cabildo General, cuando concurran las circunstancias que determinen los propios estatutos.
6º.- Dirigir la correspondencia y autorizar los pagos que tenga que hacer el Tesorero, firmando los documentos precisos.
7º.- Realizar personalmente, de acuerdo con el Consiliario, y con máxima caridad, la corrección fraterna a los Hermanos que podrían ser sancionados.
8º.- Contraer compromisos en nombre de la Hermandad en una cuantía no superior a 600 €, en conceptos excepcionales, no especificados en el presupuesto general, precisando autorización expresa del Cabildo General para una cantidad superior, actualizándose con el IPC anual, y siempre actuando en conformidad con el derecho de la Iglesia respecto a la administración de los bienes.
9º.- Usar el voto de calidad en cuantas ocasiones se produzcan empates, excepto en el Cabildo General Extraordinario de Elecciones.
10º.- Ser miembro de hecho, a partir de su elección, del Consejo de Pastoral Parroquial.
11º.- Ser el portavoz responsable en relación con los medios de comunicación de todo tipo, debiendo nombrar un sustituto cuando no pueda ejercer esta tarea.
12º.- Ser responsable de la Hermandad ante el Obispo.
13º.- Ser responsable ante el Cabildo General.
14º.- Promover y potenciar la formación doctrinal y espiritual de los Hermanos, de acuerdo con el Consiliario.
15º.- Asistir a las reuniones a que fuera convocado por otras Hermandades o Cofradías, así como por la Federación de Hermandades y Cofradías de Semana Santa.
16º.- Asumir las competencias que le pudiera otorgar el Cabildo General y, a su vez, delegarlas, lo mismo que las suyas propias, en el Vice-Hermano Mayor o cualquier otro miembro de la Junta de Gobierno, siempre por escrito e indicando cuáles, en qué condiciones y por cuánto tiempo.
17º.- Podrá suspender cualquier Cabildo General, total o parcialmente, de acuerdo con el Consiliario, en las circunstancias contenidas en el artículo 24 de estos Estatutos.
18º.- Todas aquellas otras que puedan derivar de los propios Estatutos o del Directorio Diocesano.
19º.- Proponer al Cabildo General el nombramiento de cargos de Secretario y vocales.
20º.- De acuerdo con el Consiliario, Secretario y Tesorero, nombrar los vocales para las distintas vocalías. Estos Consejeros podrán nombrarse tanto para temas generales como puntuales, por tiempo limitado a la duración de los cargos o por tiempo limitado al asunto para el que hayan sido requeridos.
21º.- Cuidar debidamente los bienes de la Hermandad y de los bienes propios de la Virgen de la Piedad.

5.2 El Vice-Hermano Mayor

 ARTÍCULO 53

 Son funciones del Vice-Hermano Mayor, las siguientes:

1º.- Suplir al Hermano Mayor en todas sus funciones en obligada ausencia de éste, gozando en tal caso de los mismos derechos, deberes y prerrogativas que el Hermano Mayor, y siempre actuando y decidiendo en unidad de voluntad e intención con él.
2º.- En caso de quedar vacante el cargo de Hermano Mayor, ocupará su puesto de manera efectiva por el tiempo que le quede de mandato a la Junta Directiva. En este caso el cargo de Vice-Hermano Mayor, lo ocupará un vocal, de acuerdo con el Consiliario.
3º.- Formará con el Hermano Mayor la presidencia de los Cabildos en unión con el Consiliario.
4º.- Cualquier otra derivada de los Estatutos, o encomendada por el Hermano Mayor, bien por cualquiera de los órganos colegiados de gobierno.

5.3 El Secretario

 ARTÍCULO 54

 Al Secretario le competen las siguientes funciones:

1º.- Levantar Actas de las reuniones de los órganos de gobierno de la Hermandad, en donde figuren los temas tratados y los acuerdos tomados.
2º.- Tener bajo su custodia todos los documentos que reciba al tomar posesión de su cargo, la correspondencia oficial, el archivo, los ficheros y el sello de la Hermandad, teniendo determinantemente prohibido sacar cualquier documentación de la sede, sin permiso de la Junta de Gobierno, del Consiliario o del Hermano Mayor.
3º.- Llevar al día los libros de actas y de Hermanos, así como el inventario de los bienes de la Hermandad, debiendo actualizarlo anualmente y presentarlo para su visado al Consiliario.
4º.- Extender y firmar las citaciones para el Cabildo de la Junta de Gobierno, con el VºBº del Hermano Mayor, expidiendo las certificaciones oportunas.
5º.- Elaborar la memoria anual de las actividades realizadas por la Hermandad, que será presentada a la Junta de Gobierno con la antelación debida a la celebración del Cabildo General.
6º.- Recibir a los nuevos Hermanos, una vez admitidos por la Junta de Gobierno, tomándoles juramento e inscribiendo su nombre en el libro de Hermanos en la fecha que se verifique la recepción canónica, dando cuenta de ello al Tesorero.
7º.- Cualquier otra derivada de los Estatutos o encomendada por el Hermano Mayor, o por cualquiera de los órganos de gobierno.
8º.- Asistir al Hermano Mayor en todos los asuntos relacionados con la marcha de la Hermandad.

ARTÍCULO 55

 En los supuestos de imposibilidad de asistencia del Secretario, el Hermano mayor nombrará provisionalmente a un miembro de la Junta de Gobierno para sustituirle.

5.4 El Tesorero

 ARTÍCULO 56

 Son funciones del Tesorero, las siguientes:

1º.- Tener a su cargo los pagos, cobranza de cuotas, limosnas y donativos para la Hermandad, controlando el cumplimiento del presupuesto anual.
2º.- Llevar al día el libro de cuentas, donde queden reflejados claramente los gastos y los ingresos.
3º.- Pagar las cuentas y facturas de gastos ordinarios y extraordinarios, con el VºBº del Hermano Mayor.
4º.- Presentar un estado de cuentas sobre la situación económica de la Hermandad cuando lo requiera el Hermano Mayor o la Junta de Gobierno.
5º.- Presentar al Cabildo General Ordinario, el presupuesto ordinario del ejercicio económico que va a comenzar. Así mismo presentará las cuentas correspondientes al ejercicio que se cierra.
6º.- Elaborar el informe que anualmente debe entregar a la Autoridad Eclesiástica competente, en el cual rendirá cuentas de la administración anual de la Hermandad y dará cuenta exacta del empleo de las ofrendas y limosnas recibidas.
7º.-Velar en todo momento para que la administración de los bienes de la Hermandad y de la Virgen de la Piedad se realice en conformidad con el Derecho Universal y particular de la Iglesia.
8º.- En todas sus funciones se ayudará en el fiel cumplimiento de su función de dos vocales expresamente designados.
9º.- Cualquier otra actividad derivada de los Estatutos o encomendada bien por el Hermano Mayor, bien por cualquiera de los órganos de gobierno.
10º.- Depositará los fondos en entidades bancarias siempre a nombre de la Hermandad de Nuestra Señora de la Piedad, requiriéndose junto a su firma la del Hermano Mayor y Secretario. Podrá conservar en su poder tan solo una pequeña cantidad de dinero para hacer frente a los pagos inmediatos de menor importancia.
11º.- Hará efectivos los gravámenes sociales que pueda tener la Hermandad y la cuota de cooperación al fondo común diocesano que el Obispo tiene impuesto.

5.5 El Fiscal Mayor

 ARTÍCULO 57

 Son funciones del Fiscal Mayor, las siguientes:

1º.- Velar por el exacto cumplimiento de los Estatutos y Reglamentos de Régimen Interno, así como de los acuerdos de los Cabildos. Para ello asistirá necesariamente a los mismos, cuidando que los acuerdos queden fielmente reflejados en sus correspondientes Actas. Todo dentro de la mayor prudencia y discreción para no suplantar las responsabilidades del Hermano Mayor y del Consiliario y procurando el mayor grado de concordia y caridad.
2º.- Aclarar e informar sobre el sentido correcto de todas las disposiciones y denunciar ante la autoridad competente las actuaciones contrarias del Hermano Mayor o del Cabildo General. La autoridad competente contra las actuaciones del Cabildo y del Hermano Mayor es el Obispo; contra los demás cargos y la Junta de Gobierno es el Cabildo.
3º.- Será el responsable del normal desarrollo de los Cabildos Generales en los que provistos de los Estatutos y Reglamentos de Régimen Interno, se hará oír, interpretando o negando las intervenciones e incluso pudiendo llegar a proponer a la Presidencia la suspensión del Cabildo, si en su desarrollo llegara a desvirtuarse el espíritu o la forma del mismo. Igualmente velará por el normal desarrollo de los Cabildos de la Junta de Gobierno.
4º.- Verificar e informar sobre las solicitudes de quienes quieran ingresar como Hermanos, cuidando que reúnan las condiciones exigidas en el Directorio Diocesano y estos Estatutos.
5º.- Informar a la Junta de Gobierno sobre las solicitudes de ingreso en la Hermandad y sobre la procedencia o no de la separación definitiva de un Hermano. Así mismo informará a la Junta de Gobierno sobre las sanciones a aplicar, siempre actuando con el mayor espíritu de justicia y caridad, y con sujeción estricta a los estatutos  Reglamentos de Régimen Interno de la Hermandad.
6º.- Revisar frecuentemente la contabilidad de la Hermandad.
7º.- Autorizar con su firma las cuentas y presupuestos que hayan de ser presentados al Cabildo, una vez confeccionados por el Tesorero y antes de someterlos al Vº Bº del Hermano Mayor.
8º.- Autorizar con su firma el inventario de la Hermandad con el Vº Bº del Hermano Mayor.
9º.- Será miembro nato del Consejo de Asuntos Económicos de la Hermandad.
10º.- Velar por el orden y piedad de la salida procesional, advirtiendo y corrigiendo en el momento los desórdenes que se realicen.

5.6 El Teniente Fiscal

 ARTÍCULO 58

 Son funciones del Teniente Fiscal, las siguientes:

1º.- Suplir al Fiscal Mayor en todas sus funciones en obligada ausencia de éste, gozando en tal caso de los mismos derechos, deberes y prerrogativas que el Fiscal Mayor, y siempre actuando y decidiendo en unidad de voluntad e intención con él.
2º.- En caso de quedar vacante el cargo de Fiscal Mayor, ocupará su puesto de manera efectiva por el tiempo que le quede de mandato a la Junta de Gobierno.
3º.- Cualquier otra derivada de los Estatutos o encomendada bien por el Hermano Mayor, bien por cualquiera de los órganos de gobierno.

5.7 Los Vocales

 ARTÍCULO 59

1. Colaborarán en todos los trabajos de la Hermandad; la composición y el funcionamiento de estos se regirán por los Estatutos y Reglamentos de Régimen Interno de la Hermandad.

2. El Tesorero elegirá dos vocales de cuentas que, conforme a los Estatutos, lo ayuden en el cumplimiento de su función.

5.8 El Consiliario

 ARTÍCULO 60

1. El Consiliario es el Sacerdote que representa a la Autoridad Eclesiástica dentro de la Hermandad, asesorando a ésta religiosamente en todo su quehacer, y orientándola a la búsqueda de la mayor gloria de Dios, del bien público de la Iglesia y del bien espiritual de los Hermanos en conformidad con los Estatutos de la Hermandad.

2. El Consiliario es nombrado por el Obispo de la Diócesis, oída, cuando sea conveniente, la Junta de Gobierno.

3. Ordinariamente el Consiliario de la Hermandad será el Rector del Templo de Nuestra Señora de la Piedad. El Obispo, atendidas otras circunstancias, podrá nombrar en todo momento a otro sacerdote, oído, cuando corresponda, el Rector del Templo.

4. El Consiliario animará la vida espiritual, formativa y litúrgica de la Hermandad, así como la actividad caritativa, fraterna y solidaria.

5. Para el caso ordinario de que el Consiliario sea el Rector del Templo de Nuestra Señora de la Piedad, éste guardará siempre la debida unión en el desempeño de su función pastoral con el Párroco de San Juan, sin perjuicio de las atribuciones que por derecho le son propias.

6. El Consiliario en el desempeño de su función, no servirá para crear división entre los Hermanos. En caso de que esto ocurriera, la Junta de Gobierno podrá ponerlo en conocimiento del Obispo, a través del Párroco, y solicitar la sustitución del Consiliario.

 ARTÍCULO 61

 Son funciones del Consiliario:

1º.- Ejercer el ministerio Sacerdotal a favor de la Hermandad y de sus miembros. En tanto recibe su misión del Obispo, representa a éste en su acción pastoral, de forma que deberá fomentar y velar para que la Hermandad guarde en todo momento la debida comunicación con las orientaciones y normas de la Iglesia.
2º.- El Consiliario o su legítimo delegado, será el encargado de presidir, celebrar y predicar las funciones litúrgicas propias de la Hermandad. Cualquier otro clérigo necesitará el consentimiento expreso del Consiliario. La toma de posesión de la Junta de Gobierno y el juramento de los nuevos Hermanos se realizará siempre en presencia del Consiliario o su delegado.
3º.- El Consiliario es el responsable de impulsar y supervisar los planes de la formación religiosa de la Hermandad, contando para ello con la leal colaboración de la Junta de Gobierno.
4º.- Apoyará a la Junta de Gobierno legítimamente constituida y respetará escrupulosamente las competencias de la misma, e igualmente fomentará siempre el cumplimiento de los Estatutos y los legítimos acuerdos de la Hermandad, evitando cualquier forma de arbitrariedad.
5º.- Junto con el Hermano Mayor, a quien corresponde la función de moderar, el Consiliario, o su legítimo delegado, preside todos los Cabildos, tanto generales ordinarios, extraordinarios, como de la Junta de Gobierno. Para ello deberá de ser consultado para fijar las fechas y horas de los Cabildos.
6º.- El Consiliario, o su legítimo delegado, en los Cabildos, así como en todos los asuntos de la Hermandad tiene derecho a voz pero no a voto a no ser que sea miembro de la Hermandad. Tiene derecho e incluso el deber de vetar aquellos acuerdos o actividades de la Hermandad que atenten contra la fe, las costumbres y la disciplina eclesiástica, informando de ello a la Autoridad Superior, y quedando siempre a salvo el derecho de recurrir ante el Ordinario Diocesano. Durante el tiempo de este recurso, quedará en suspenso la ejecución de la actividad o decisión vetada hasta que provea la Autoridad Eclesiástica competente.
7º.- Informará por escrito sobre la idoneidad de aquellos que pretendan ser candidatos a formar parte de la Junta de Gobierno.
8º.- En el Cabildo de Elecciones, se requerirá para la validez del mismo la presencia del Consiliario, u otro delegado legítimo de la Autoridad Eclesiástica.
9º.- Cuando a los Cabildos asista un delegado de la Autoridad Eclesiástica, este informará de lo tratado a quien lo delegó sobre el contenido y desarrollo de los mismos.
10º.- Podrá instar al Hermano Mayor para que suspenda un Cabildo total o parcialmente, en las circunstancias contenidas en el artículo 24.4 de estos Estatutos.
11º.- Deberá de ser informado de los asuntos tratados y decisiones o acuerdos tomados en los Cabildos a los que no asistiera.
12º.- El Consiliario que, por no haber sido informado convenientemente, no pudiera asistir a algún Cabildo o reunión, queda facultado para suspender dicho Cabildo o reunión; pero si a pesar de no haber sido informado asiste al Cabildo o reunión, éste será plenamente válido, si se dan los demás requisitos para ello.
13º.- Todas aquellas funciones que le sean confiadas en su nombramiento.

CAPÍTULO VI

DE LOS HORQUILEROS, CUERPO DE CAMARERAS Y HERMANDAD DE LABRADORES.

6.1 De los Horquilleros y Horquilleras

 ARTÍCULO 62

 Podrán pertenecer al Cuerpo de Horquilleros y Horquilleras todas aquellas personas, de ambos sexos, pertenecientes a la Hermandad, que manifiesten su voluntad de aportar su esfuerzo para colaborar en los actos procesionales tradicionales de Nuestra Señora de la Piedad, portando el trono.

 ARTÍCULO 63

 Queda prohibido portar conjuntamente, el trono de la Imagen, Horquilleros de ambos sexos, ni siquiera en los ensayos, excepto que sea necesario por necesidad extrema, en cuyo caso será imprescindible la autorización conjunta del Consiliario, Hermano Mayor y Fiscal Mayor.

 ARTÍCULO 64

 El funcionamiento, elección y demás aspectos de este Colectivo, será según el Reglamento de Régimen Interno, pero en cualquier caso quedarán sujetos a la autoridad del Consiliario, Hermano Mayor, Junta de Gobierno y Cabildo General.

6.2 De las Camareras y Camareros

 ARTÍCULO 65

 Podrán pertenecer al Cuerpo de Camareras y Camareros todas aquellas personas, de ambos sexos, pertenecientes a la Hermandad, que manifiesten su voluntad de aportar su esfuerzo para colaborar en el mantenimiento de las ropas y enseres de Nuestra Señora de la Piedad, así como vestir la imagen de la Virgen.

 ARTÍCULO 66

 El funcionamiento, elección y demás aspectos de este Colectivo, será según el Reglamento de Régimen Interno que se redacte y apruebe, pero en cualquier caso quedarán sujetos a la autoridad del Consiliario, Hermano Mayor, Junta de Gobierno y Cabildo General.

6.3 De la Hermandad de Labradores

 ARTÍCULO 67

 Podrán pertenecer al Cuerpo de la Hermandad de Labradores todas aquellas personas, de ambos sexos, pertenecientes a la Hermandad, que manifiesten su voluntad de aportar su esfuerzo para colaborar en los actos que la Hermandad de Nuestra Señora de la Piedad organice para mayor gloria de Nuestra Señora.


 ARTÍCULO 68

 El funcionamiento, elección y demás aspectos de este Colectivo, será según el Reglamento de Régimen Interno que se redacte y apruebe, pero en cualquier caso quedarán sujetos a la autoridad del Consiliario, Hermano Mayor, Junta de Gobierno y Cabildo General.

CAPÍTULO VII

DE LOS ACTOS DE LA HERMANDAD.

7.1 De las reuniones

 ARTÍCULO 69

 Para las reuniones se cursará  por el Secretario la oportuna citación a todos los Hermanos que tengan derecho a ser citados. En la citación constará  la fecha, hora y lugar, así como carácter de la reunión y orden del día.
 El olvido, aunque involuntario, de al menos un 10% de los que han de ser citados, que se encuentren en la Ciudad, hace inválida la convocatoria.
 La citación debe enviarse con cinco días de antelación, para las reuniones ordinarias y con cuarenta y ocho horas para las extraordinarias, sin perjuicio de lo dispuesto en el Capítulo IV, lo cual prevalecerá sobre este artículo.

 ARTÍCULO 70

Las reuniones y/o Cabildos, comenzarán con la invocación del Espíritu Santo, jaculatoria a Nuestra Señora de la Piedad y terminarán orando por los Hermanos difuntos.

 ARTÍCULO 71

 Los acuerdos  podrán tomarse por mano alzada, menos en la elección de personas y en las causas de expulsión, revocación de elección o designación que debe hacerse por votación secreta o cuando lo solicite cualquiera de los que tienen derecho a voto.

 ARTÍCULO 72

 Para el valor jurídico de los actos, atenerse en todo, excepto lo que se especifica en estos estatutos, a lo que establece el Cn 119.

7.2 De los actos de culto y otros.

 ARTÍCULO 73

 La Hermandad podrá organizar, de acuerdo con el Consiliario, distintos actos de culto, principalmente en honor de la Titular Nuestra Señora de la Piedad, bien periódicos, bien ocasionalmente, u otros actos.
 Entre los actos de culto a organizar por la Hermandad, deben contarse los sufragios que ésta ofrecerá en caso de fallecimiento de algún Hermano en activo.


 

ARTÍCULO 74

 El penúltimo sábado de cada mes de abril, en la forma que es de costumbre, se bajará a la Imagen de Nuestra Señora de la Piedad a la Iglesia Mayor, donde permanecerá hasta el domingo último del mes de abril, día en que volverá al Templo, excepto que por cuestiones de fuerza mayor no sea posible y entonces se volverá al domingo siguiente.

 ARTÍCULO 75

Especial relevancia tendrá la celebración del Solemne Novenario a Nuestra Señora de la Piedad, que se realizará del 30 de agosto al 7 de septiembre de cada año.

 ARTÍCULO 76

 El día 8 de septiembre, festividad de Nuestra Señora de la Piedad, se celebrará por la mañana la Eucaristía presidida por el Sr. Obispo de la Diócesis.

 ARTÍCULO 77

 Todos los días 8 de septiembre, en horario vespertino, se celebrará Procesión con la Imagen de nuestra Titular, recorriendo las principales calles de Baza, en la forma acostumbrada.
 Todos los días 15 de septiembre, de ser posible, se celebrará la Procesión de la octava, pero en caso de no celebrarse esta procesión, se celebrará una Eucaristía en el Templo de Nuestra Señora de la Piedad.

 ARTÍCULO 78

 Además de las reuniones o Cabildos, la Hermandad podrá organizar otros actos generales, bien de formación y de culto, bien de expansión y recreo o culturales.

CAPÍTULO VIII

DE LAS SANCIONES A LOS HERMANOS.

 ARTÍCULO 79

 Todos los Hermanos, así como la Hermandad, quedan sujetos a las disposiciones del Derecho Penal Universal y Particular de la Iglesia.

 ARTÍCULO 80

 El proceso penal de imposición o declaración de una pena cuando sea el caso, se regirá por las normas establecidas en los cánones 1717-1728 del C.D.C., salvando lo establecido en los cánones 1339-1353.

8.1 Sanciones aplicadas a los miembros de la Hermandad

8.1.1 Cese de un Hermano

 ARTÍCULO 81

 Para poder cesar temporal o perpetuamente a un Hermano ha de existir una causa justa, de acuerdo con las Normas del Derecho y de los Estatutos; se seguirá el procedimiento señalado en el Derecho (C.D.C., can. 316.2)

8.1.2 Cese perpetuo de un Hermano

 ARTÍCULO 82

 La Autoridad Eclesiástica competente tiene también la capacidad de imponer como pena canónica el cese perpetuo de un Hermano (C.D.C., can.1311)

8.1.3 Cese temporal de un Hermano

 ARTÍCULO 83

 El cese temporal de un Hermano no podrá ser superior a un año.

8.1.4 Procedimiento del expediente sancionador

 ARTÍCULO 84

 El procedimiento lo fija el Obispo, en cada caso, oídas las personas que convenga, según su alto parecer.

CAPÍTULO IX

RÉGIMEN ECONÓMICO DE LA HERMANDAD.

 ARTÍCULO 85

1. La Hermandad se regirá económicamente siguiendo las prescripciones del Derecho Universal de la Iglesia, así como por las normas establecidas por el Derecho Particular Diocesano.

2. Al Cabildo general y en su nombre, la Junta de Gobierno, corresponde todo el proceso y gestión económica de la Hermandad, contando como ejecutor con el Tesorero y siempre con la supervisión del Hermano Mayor, Consiliario y Junta de Gobierno.

 ARTÍCULO 86

1. La Hermandad, como persona jurídica, podrá adquirir, retener, administrar y enajenar bienes temporales para alcanzar sus propios fines, de acuerdo con la normativa vigente.

2. Los bienes a que se refiere el punto anterior, son los adquiridos o donados legítimamente a la Hermandad, pero no si los bienes son donados a la Virgen de la Piedad, en cuyo caso el dominio será del Obispado.
 
3. En atención a su personalidad jurídica pública, todos los bienes de la Hermandad son eclesiásticos y deberán ser administrados bajo la Superior dirección de la Autoridad Eclesiástica a la que se rendirán cuentas todos los años.

 ARTÍCULO 87

 Serán de igual manera de dominio de la Hermandad, los bienes que se recibieran por otros medios, siempre que sean conformes a la naturaleza y fines de la Hermandad, no aceptando aquellos que comprometan sus fines religiosos o coarten su libertad de actuación, o se sospeche de su procedencia no legítima.

 ARTÍCULO 88

 En caso de que la Hermandad tenga un título de propiedad, mueble e inmueble, éste será legalizado e inscrito a su nombre, cuando proceda, en el Registro de la Propiedad.

 ARTÍCULO 89

 Los fondos de la Hermandad depositados en cuentas bancarias, lo serán a nombre de la Hermandad y nunca a título personal de ningún miembro. Para disponer de tales fondos será necesaria la firma reconocida, según el artículo 56, punto 10º, es decir, la del Tesorero, Hermano Mayor y Secretario.

 ARTÍCULO 90

 Constituyen los ingresos de la Hermandad, procediendo conforme a la norma del derecho:
 - Las cuotas de los Hermanos que la integran
 - Las donaciones moral y legítimamente obtenidas.
 - Herencias y legados que se puedan percibir y sean aceptados por la Junta de Gobierno.
 - Las subvenciones que se puedan recibir de organismos eclesiásticos o civiles.
 - Los que genere la Hermandad en consonancia con la naturaleza y fines de la misma.

 ARTÍCULO 91

 Toda donación entregada a algún miembro de la Hermandad pertenece a la Hermandad y solo podrá destinarse a fines estatutarios. En caso de que esté gravada con alguna carga o condición, para aceptarla o rechazarla, se necesitará autorización del Sr. Obispo de la Diócesis.

 ARTÍCULO 92

 La Hermandad podrá solicitar prestamos bancarios, siempre que esté debidamente justificado y aprobado. La Junta de Gobierno podrá aprobar cantidades de hasta 6.000 €, para cantidades superiores a 6.000 e inferiores a 12.000 €, la aprobación corresponderá al Cabildo General. Para cantidades superiores a 12.000 €, deberá de ser aprobada por el Cabildo General y autorizada por el Sr. Obispo. Estas cantidades serán revisadas anualmente con el IPC.

 ARTÍCULO 93

El patrimonio de la Hermandad lo constituye toda clase de derechos y bienes, muebles e inmuebles, legítimamente adquiridos por vía de compra o donación, según norma del Derecho, e inventariados. El Secretario de la Hermandad enviará anualmente una copia de las modificaciones del inventario al Secretariado Diocesano de Hermandades y Cofradías.

A la Junta de Gobierno corresponde la conservación del patrimonio de la Hermandad y no podrá ceder ni enajenar bienes, vender ni modificar ninguno de los elementos que lo integran, sin la previa autorización del Cabildo General, el cual decidirá por mayoría absoluta de un quórum al menos del 25% de los Hermanos con derecho a voto, debiendo contar con la autorización del Ordinario Diocesano para su validez.

 En lo relativo a la adquisición, venta, conservación y restauración del patrimonio artístico, la Hermandad se atenderá a la normativa vigente de la Diócesis.

9.1 De los Gastos

 ARTÍCULO 94

 El Hermano Mayor como responsable último de la Hermandad, no autorizará gasto alguno que no esté previsto en el presupuesto anual, ordinario o extraordinario.
Se consideran gastos ordinarios, aquellos que son necesarios para la limpieza, cuidado, mantenimiento o reposición de bienes ya adquiridos, así como la adquisición de otros de uso considerado normal y cuyo importe se cubra con recursos ordinarios previstos.
 
Se consideran gastos extraordinarios, los que supongan enajenación, pérdida o disminución de bienes patrimoniales, contratos cuyo importe se confía sufragar con futuros donativos o créditos personales, los que tengan por objeto cosas consideradas preciosas, por razón de su arte, antigüedad o cuantía excepcional.

9.2 Rendición anual de cuentas

 ARTÍCULO 95

 El Tesorero preparará y llevará actualizada la contabilidad de la Hermandad para presentarla cuando lo requiera la Junta de Gobierno, así mismo, deberá tener actualizado el balance anual y elaborados los presupuestos para la aprobación o no de ambos por el Cabildo General.

 La rendición anual de cuentas, preceptuada en los cánones 319.1 y 1287.1 del C.D.C., una vez aprobadas por el Cabildo General, se hará llegar al Vicario General de la Diócesis.

9.3 Del inventario de bienes

 ARTÍCULO 96

 El Tesorero, inmediatamente que tome posesión de su cargo, junto con el Hermano Mayor, Secretario y un consejero económico, procederá a inventariar todos y cada uno de los bienes de la Hermandad, inmuebles y muebles, preciosos, etc. Verificado el mismo se someterá a la Junta de Gobierno para su ratificación, archivándose dicho inventario en lugar seguro. Se dará copia de este inventario al Consiliario.
 Para la seguridad de los bienes inventariados se adoptarán las medidas pertinentes.

 Los bienes propios de la Virgen de la Piedad, la Hermandad procederá igualmente a inventariarlos, pero la custodia pertenecerá al Rector del Templo, a menos que éste delegue en la Hermandad.

9.4 Censura de cuentas

 ARTÍCULO 97

1. Quince días antes de la celebración del Cabildo General se encontrarán a disposición de cuantos Hermanos deseen examinarlos, tanto los balances como los justificantes de las cuentas del ejercicio económico.

2. El Cabildo General elegirá, para cada ejercicio económico, dos censores de cuentas (distintos de los dos vocales de cuentas elegidos por el Tesorero) y dos suplentes, quienes emitirán el pertinente dictamen, tras el análisis de las respectivas documentaciones, sobre la adecuada justificación de los gastos e ingresos del ejercicio.

3. Tras la censura y aprobación de las cuentas del ejercicio, se remitirá una copia de las mismas al Vicario General.

 ARTÍCULO 98

 Se necesitará la aprobación expresa del Director del Secretariado Diocesano de Hermandades y Cofradías, previo presupuesto presentado con anterioridad y aprobación del Cabildo General, toda operación económica, tanto de adquisición como de enajenación que supere la cantidad reflejada en el artículo 92 de estos estatutos. La misma aprobación será necesaria para aceptar donaciones, herencias y legados, cuyo valor sea superior a los 12.000 € establecido en el citado artículo 92 de los estatutos. Ésta cantidad será revisada anualmente con el IPC.

CAPÍTULO X

OTRAS ACTIVIDADES DE LA HERMANDAD.

 ARTÍCULO 99

 Para las celebraciones religiosas, conciertos musicales, etc., la Hermandad se regirá por lo establecido en el Capítulo XI del Directorio Diocesano de Hermandades y Cofradías.

 ARTÍCULO 100

 Para la adquisición de nuevas imágenes o restauración de la imagen existente, la Hermandad se regirá por lo establecido en el Capítulo XII del Directorio Diocesano de Hermandades y Cofradías.


10.1 Publicaciones impresas

 ARTÍCULO 101

1. Por el prestigio y dignidad de la Iglesia, y procurando el bien de los fieles, toda publicación que la Hermandad proyecte bajo su responsabilidad, antes de que los originales sean llevados a la imprenta, deben ser presentados al Consiliario, el cual dará su aprobación.

2. En caso de discrepancia en algún artículo o parte de él, entre el Consiliario y la Hermandad, se someterá, este artículo o parte de él, al arbitraje del Director del Secretariado Diocesano de Hermandades y Cofradías y su dictamen será vinculante para ambas partes.

3. En caso de que la Hermandad disponga de para dar a conocer sus actos y escritos por medios electrónicos, se procurará siempre proceder con criterios de respeto, decoro, afecto a las personas y comunión con la Iglesia.

CAPÍTULO XI

MODIFICACIÓN DE LOS ESTATUTOS DE LA HERMANDAD.

 ARTÍCULO 102

1. Los Estatutos de la Hermandad, sólo podrán ser modificados a instancia de:
1º.- El Obispo Diocesano.
2º.- La Junta de Gobierno, previa sanción afirmativa del Cabildo General Extraordinario.
3º.- Un Cabildo General Extraordinario solicitado, según los estatutos, por Hermanos que no formen parte de la Junta de Gobierno.

2. Para la validez del Cabildo General Extraordinario de modificación de Estatutos será necesario el quórum del 25% del censo de Hermanos electores, y la votación por mayoría absoluta.

3. Las revisiones o modificaciones válidamente realizadas necesitarán la aprobación del Obispo Diocesano.

CAPÍTULO XII

EXTINCIÓN O SUPRESIÓN DE LA HERMANDAD.

 ARTÍCULO 103

 La extinción o supresión de la Hermandad, así como el destino de sus bienes y derechos patrimoniales, queda regulada por el Derecho Universal de la Iglesia y los propios estatutos a tenor de los cánones 120, 123 y 320.2 y 3 del Código de Derecho Canónico.


 ARTÍCULO 104

 Mientras transcurre el tiempo exigido para la extinción, los bienes será depositados en el Templo bajo la custodia del Rector del mismo, con documento acreditativo firmado por él y los asociados vivientes, hasta tanto no se renueven las actividades.
 En el caso de supresión por parte de la Autoridad o transcurrido el tiempo requerido para la extinción, los bienes pasarán a disposición de la Iglesia.

 
DISPOSICIONES TRANSITORIAS

PRIMERA:

 Una vez aprobados los presentes Estatutos por la Autoridad Eclesiástica, se procederá a la normalización de la vida de la Hermandad.

 SEGUNDA:

 En el caso de que la Hermandad, de común acuerdo con el Consiliario y Obispado, decidiera construir un inmueble para el uso de Casa de Hermandad, en ese momento se sentarán las bases de donde y como ejecutar la obra.

DISPOSICIONES FINALES

 PRIMERA:

Se derogan los Estatutos anteriores; y del Reglamento de Régimen Interno de los Horquilleros, aquellas disposiciones que sean contrarias a las prescripciones de estos nuevos Estatutos.

 SEGUNDA:

El Obispo Diocesano, y su legítimo delegado, tiene por derecho la potestad de interpretar auténticamente las disposiciones de estos Estatutos.

 TERCERA:

Los presentes Estatutos incorporarán automáticamente aquellas disposiciones eclesiásticas que le sean de aplicación.

Entrarán en vigor estos Estatutos al día siguiente de su aprobación por el Sr. Obispo o por el Vicario General de la Diócesis.

BAZA, abril de 2010


 
ANEXO I


 


 
 
Í N D I C E


JUSTIFICACIÓN ……………………………………………………….. pag.1
INTRODUCCIÓN ………………………………………………………. pag.1

CAPITULO I
NATURALEZA ECLESIAL Y JURÍDICA DE LA HERMANDAD
ARTÍCULO 1.-Asociación Pública de Fieles …………………………. pag. 6
ARTÍCULO 2.- Nombre de la Hermandad ……………………………. pag. 6
ARTÍCULO 3 .- Fines de la Hermandad ………………………………. pag. 6
ARTÍCULO 4.- …………………………………………………………….
ARTÍCULO 5.- …………………………..……………………………….. pag. 7
ARTÍCULO 6.- Sede Canónica y domicilio social ……………………. pag. 7
ARTÍCULO 7.-  Signos distintivos de la Hermandad …………………. pag. 7

CAPÍTULO II
VIDA ECLESIAL Y DIOCESANA DE LA HERMANDAD
ARTÍCULO 8.- Integración en la Iglesia Diocesana ………………….. pag. 7
ARTÍCULO 9.- …………………………………………………………….. pag. 8
ARTÍCULO 10.- …………………………………………………………… pag. 8

CAPÍTULO III
MIEMBROS DE LA HERMANDAD
ARTÍCULO 11.- Quienes pueden ser Hermanos ……………………… pag. 8
ARTÍCULO 12.- ……………………………………………………………. pag. 8
ARTÍCULO 13.- Forma de admisión …………………………………….. pag. 9
ARTÍCULO 14.- ……………………………………………………………. pag. 9
ARTÍCULO 15.- Derechos de los Hermanos …………………………… pag. 9
ARTÍCULO 16.- Deberes de los Hermanos …………………………….. pag. 10
ARTÍCULO 17.- Clases de Hermanos …………………………………… pag. 10
ARTÍCULO 18.- Causas de baja como miembro de la Hermandad ….. pag. 11

CAPÍTULO IV
ÓRGANOS DE GOBIERNO DE LA HERMANDAD
ARTÍCULO 19.- Norma general ………………………………………….. pag. 11
ARTÍCULO 20.- Del Cabildo General de Hermanos …………………… pag. 11
ARTÍCULO 21.- Cabildo General Ordinario …………………………….. pag. 12
ARTÍCULO 22.- Convocatoria ……………………………………………. pag. 12
ARTÍCULO 23.- Quórum ………………………………………………….. pag. 13
ARTÍCULO 24.- Decisiones ………………………………………………. pag. 13
ARTÍCULO 25.- Cabildo General Extraordinario ……………………….. pag. 13
ARTÍCULO 26.- Requisitos para su celebración válida ………………… pag. 14
ARTÍCULO 27.- Cabildo General Extraordinario de Elecciones.
 
                           Norma general ………………………………………….. pag. 14
ARTÍCULO 28.- ……………………………………………………………… pag. 15
ARTÍCULO 29 ……………………………………………………………….. pag. 15
ARTÍCULO 30.- Procedimiento electoral. Condiciones previas ………… pag. 15
ARTÍCULO 31.- Elaboración del censo …………………………………… pag. 16
ARTÍCULO 32.- Presentación y aprobación de candidatos …………… pag. 16
ARTÍCULO 33.- Requisito para ser candidato …………………………… pag. 17
ARTÍCULO 34.- ……………………………………………………………… pag. 17
ARTÍCULO 35.- Visto Bueno del ordinario ……………………………….. pag. 17
ARTÍCULO 36.- ……………………………………………………………… pag. 17
ARTÍCULO 37.- Convocatoria ……………………………………………… pag. 18
ARTÍCULO 38.- ……………………………………………………………… pag. 18
ARTÍCULO 39.- Mesa Electoral ……………………………………………. pag. 18
ARTÍCULO 40.- La votación ………………………………………………… pag. 18
ARTÍCULO 41.- ………………………………………………………………. pag. 19
ARTÍCULO 42.- Escrutinio ………………………………………………….. pag. 19
ARTÍCULO 43.- Confirmación de la elección …………………………….. pag. 19
ARTÍCULO 44.- La Junta de Gobierno. Norma General ………………… pag. 20
ARTÍCULO 45.- Los Cabildos de la Junta de Gobierno …………………. pag. 20
ARTÍCULO 46.- Facultades de la Junta de Gobierno …………………… pag. 20
ARTÍCULO 47.- Convocatoria ……………………………………………… pag. 21
ARTÍCULO 48.- Quórum ……………………………………………………. pag. 21
ARTÍCULO 49.- Decisiones ………………………………………………… pag. 21
ARTÍCULO 50.- Vacantes en la Junta de Gobierno ……………………… pag. 22
ARTÍCULO 51.- ………………………………………………………………. pag. 22

CAPÍTULO V
LOS CARGOS Y SUS FUNCIONES
ARTÍCULO 52.- El Hermano Mayor ……………………………………….. pag. 22
ARTÍCULO 53.- El Vice-Hermano Mayor …………………………………. pag. 23
ARTÍCULO 54.- El Secretario ………………………………………………. pag. 24
ARTÍCULO 55.- ………………………………………………………………. pag. 24
ARTÍCULO 56.- El Tesorero ………………………………………………… pag. 24
ARTÍCULO 57.- El Fiscal Mayor ……………………………………………. pag. 25
ARTÍCULO 58.- El Teniente Fiscal ………………………………………… pag. 26
ARTÍCULO 59.- Los Vocales ………………………………………………. pag. 26
ARTÍCULO 60.- El Consiliario ……………………………………………… pag. 26
ARTÍCULO 61.- ……………………………………………………………… pag. 27

CAPÍTULO VI
DE LOS HORQUILLEROS, CUERPO DE CAMARERAS Y HERMANDAD DE LABRADORES.
ARTÍCULO 62.- De los Horquilleros/as …………………………………… pag. 28
ARTÍCULO 63.- ……………………………………………………………… pag. 28
ARTÍCULO 64.- ……………………………………………………………… pag. 28
ARTÍCULO 65.- De las Camareras/os …………………………………….. pag. 28
ARTÍCULO 66.- ……………………………………………………………… pag. 28
ARTÍCULO 67.- De la hermandad de Labradores ………………………. pag. 28
ARTÍCULO 68.- ……………………………………………………………… pag. 29

CAPÍTULO VII
DE LOS ACTOS DE LA HERMANDAD
ARTÍCULO 69.- De las reuniones …………………………………………. pag. 29
ARTÍCULO 70.- ……………………………………………………………… pag. 29
ARTÍCULO 71.- ……………………………………………………………… pag. 29
ARTÍCULO 72.- ……………………………………………………………… pag. 29
ARTÍCULO 73.- De los actos de culto y otros …………………………… pag. 29
ARTÍCULO 74.- ……………………………………………………………… pag. 30
ARTÍCULO 75.- ……………………………………………………………… pag. 30
ARTÍCULO 76.- ……………………………………………………………… pag. 30
ARTÍCULO 77.- ……………………………………………………………… pag. 30
ARTÍCULO 78.- ……………………………………………………………… pag. 30

CAPÍTULO VIII
DE LAS SANCIONES A LOS HERMANOS
ARTÍCULO 79.- …………………………………………………………….. pag. 30
ARTÍCULO 80.- …………………………………………………………….. pag. 30
ARTÍCULO 81.- Cese de un Hermano …………………………………… pag. 31
ARTÍCULO 82.- Cese perpetuo a un Hermano …………………………. pag. 31
ARTÍCULO 83.- Cese temporal a un Hermano …………………………. pag. 31
ARTÍCULO 84.- Procedimiento del expediente sancionador ………….. pag. 31

CAPÍTULO IX
RÉGIMEN ECONÓMICO DE LA HERMANDAD
ARTÍCULO 85.- ……………………………………………………………… pag. 31
ARTÍCULO 86.- ……………………………………………………………… pag. 31
ARTÍCULO 87.- ……………………………………………………………… pag. 32
ARTÍCULO 88.- ……………………………………………………………… pag. 32
ARTÍCULO 89.- ……………………………………………………………… pag. 32
ARTÍCULO 90.- ……………………………………………………………… pag. 32
ARTÍCULO 91.- ……………………………………………………………… pag. 32
ARTÍCULO 92.- ……………………………………………………………… pag. 32
ARTÍCULO 93.- ……………………………………………………………… pag. 33
ARTÍCULO 94.- De los gastos …………………………………………….. pag. 33
ARTÍCULO 95.- Rendición anual de cuentas ……………………………. pag. 33
ARTÍCULO 96.- Del inventario de bienes ………………………………… pag. 33
ARTÍCULO 97.- Censura de cuentas ……………………………………… pag. 34
ARTÍCULO 98.- ……………………………………………………………… pag. 34

CAPÍTULO X
OTRAS ACTIVIDADES DE LA HERMANDAD
ARTÍCULO 99.- ……………………………………………………………… pag. 34
ARTÍCULO 100.- ……………………………………………………………. pag. 34
ARTÍCULO 101.- Publicaciones impresas ……………………………….. pag. 35

CAPÍTULO XI
MODIFICACIÓN DE LOS ESTATUTOS DE LA HERMANDAD
ARTÍCULO 102.- ……………………………………………………………. pag. 35
´
CAPÍTULO XII
EXTINCIÓN O SUPRESIÓN DE LA HERMANDAD
ARTÍCULO 103.- ……………………………………………………………. pag. 35
ARTÍCULO 104.- ……………………………………………………………. pag. 36

DISPOSICIONES TRANSITORIAS
PRIMERA ……………………………………………………………………. pag. 37
SEGUNDA …………………………………………………………………… pag. 37

DISPOSICIONES FINALES
PRIMERA ……………………………………………………………………. pag. 37
SEGUNDA …………………………………………………………………… pag. 37
TERCERA …………………………………………………………………… pag. 37

ANEXO I
ESCUDO DE LA HERMANDAD ………………………………………….. pag. 38

REGLAMENTO DEL CUERPO DE HORQUILLEROS

INTRODUCCIÓN


En los Estatutos de la Hermandad de Nuestra Señora de Piedad Patrona de la Ciudad de Baza, aprobados por el Sr. Vicario General de la Diócesis de Guadix-Baza, Don Leovigildo Gómez Amezcua, el seis de Abril de 2.000, en el capítulo V, Art. 49, contempla la posibilidad de crear un reglamento interno para el funcionamiento, elección de sus miembros y demás aspectos de este colectivo de Horquilleros.
Desde 1991, un grupo de amigos y fieles a la Santísima Virgen de la Piedad, vienen desarrollando esta tarea tan honrosa como es el portar a nuestra Excelsa Patrona en los desfiles procesionales. Después de muchas reuniones, esfuerzo y trabajo, el 29 de Diciembre de 1.994 según consta en Acta constituyente son aprobados por los Horquilleros fundadores los estatutos de este colectivo.
Estos fueron devueltos por el Obispado de la Diócesis de Guadix-Baza, en base a que la Hermandad de la Virgen de la Piedad carecía de Estatutos y no tenía forma jurídica.
De esta manera, se sigue trabajando para formalizar la situación de la Hermandad de la Virgen de la Piedad ya que después de cinco siglos de existencia desde la aparición de la Sagrada Imagen no existe documento escrito por el cual se regía la antigua Hermandad de Labradores.
Se tiene constancia que con fecha 22 de Enero de 1931 se elaboran unos estatutos, que son devueltos el 10 de Mayo de ese mismo año por el Sr. Obispo Medina Olmos sin la aprobación Eclesiástica.
Para los miembros de este cuerpo de Horquilleros supone un orgullo el haber formado parte en la elaboración de los estatutos de la Hermandad de la Virgen de la Piedad ya que después de muchos intentos a lo largo de quinientos años de existencia no existía como ya hemos comentado ningún documento escrito.
Así pues, y hecha esta pincelada histórica, que creemos debe ser conocida desarrollaremos un reglamento denominado como el encabezamiento indica, para que una vez articulado, sea consensuado y aprobado por todos los Horquilleros. Finalizado este proceso, será presentado a la Junta de Gobierno y al Consiliario del Santuario de la Santísima Virgen de la Piedad para su ratificación definitiva.

ÍNDICE

CAPÍTULO I. Titulo, naturaleza, fines y sede social del Cuerpo de Horquilleros

Artículos 1 al 4

 CAPÍTULO II. Miembros del Cuerpo de Horquilleros

Artículos  5 al 16

CAPÍTULO III. Órganos de Gobierno

Artículos 17 al 27

CAPÍTULO IV. Cargos Directivos

Artículos 28 al 35

DISPOSICIÓN TRANSITORIA. Única

DISPOSICION FINAL

CAPITULO I

TÍTULO, NATURALEZA, FINES Y SEDE SOCIAL  
DEL  CUERPO DE HORQUILLEROS

Articulo 1. Título .

1. Este Cuerpo de Horquilleros se erige bajo el título de Cuerpo de Horquilleros de la
Hermandad de Nuestra Señora de la Piedad

Artículo 2. Naturaleza.

1. El Cuerpo de Horquilleros es un estamento dependiente de la Hermandad de Nuestra Señora de la Piedad, y como tal, con la misma naturaleza y fines. Denominándose a sus miembros Hermanos Horquilleros

Artículo 3. Sede y domicilio social.

1. Este Cuerpo de Horquilleros, al igual que la Hermandad de Nuestra Señora de la Piedad, se encuentra establecido canónica y socialmente, a perpetuidad en el Santuario de la Merced de Baza, sito en la Plaza de la Merced número 7.

Artículo 4. Signos distintivos.

1. El vestuario usado por los hermanos horquilleros durante la celebración de la procesión de Ntra. Sra. de la Piedad, será: traje oscuro, zapatos y calcetines negros, camisa blanca, corbata gris, guantes blancos y medalla oficial de la Virgen de la Piedad.

2. Dicho vestuario podrá ser renovado o sustituido por otro, cuando así lo apruebe la Asamblea General del Cuerpo de Horquilleros

CAPITULO II

MIEMBROS DEL CUERPO DE HORQUILLEROS

Artículo 5. Miembros del Cuerpo de Horquilleros

1. Podrán ser miembros del Cuerpo de Horquilleros, todos los miembros de la Hermandad que lo soliciten y estén avalados por dos miembros del mismo Cuerpo, que al menos tengan cinco años de antigüedad en el mismo.

2. Es competencia de la Junta Directiva del Cuerpo de Horquilleros, la admisión de nuevos miembros al Cuerpo de Horquilleros. Se decidirá por mayoría simple.

3. A propuesta de la Junta Directiva del Cuerpo de Horquilleros, la Junta de Gobierno de la Hermandad ratificará a los nuevos miembros, que pasarán a inscribirse en el libro del Cuerpo de Horquilleros, con igualdad de derechos y obligaciones.

4. El Cuerpo de Horquilleros estará distribuido en cuadrillas por hermanos del mismo sexo y dirigidas por un mismo Capataz. 
     Cada cuadrilla de forma rotativa sacará el trono de Ntra. Sra. de la Piedad, siempre que el número de horquilleros no sea inferior a los dos tercios de la totalidad o que el Capataz, por razones de seguridad no lo aconseje.


Artículo 6. Hermanos Horquilleros.

1. Los Hermanos Horquilleros pueden ser: activos, asociados y honorarios.

Articulo 7. Horquilleros activos.

1. Los Horquilleros activos son aquellos que, siendo mayores de edad, se comprometen a asumir todos los fines y las obligaciones establecidas en este Reglamento de Régimen Interno y a los Estatutos de la Hermandad.

Artículo 8. Derechos y deberes de los horquilleros activos.

1. Los horquilleros tienen los siguientes derechos:
     a) voz y voto en las Asambleas Generales.
      b) ser electores y elegibles para los cargos directivos con las únicas limitaciones que se señalen en el Reglamento.
      c) el derecho exclusivo de portar sobre sus hombros la imagen de la Virgen de la Piedad en todas las procesiones, así como en cualquier desplazamiento dentro o fuera del templo.
      d) participar en todas las actividades organizadas por el Cuerpo de Horquilleros.
      e) A solicitar información sobre la marcha de la Asociación

2. Entre los principales deberes se señalan:

      a) participar en los cultos que organice el Cuerpo de Horquilleros tanto de carácter periódico como eventual.
      b) asistir a las Asambleas Generales.
      c) aceptar los cargos para los que sean elegidos, salvo razones objetivas que justifiquen lo contrario.
      d) aceptar y respetar las decisiones u órdenes que procedan del Capataz y miembros de las Juntas Directiva y Gobierno; siempre que no se incumplan los Estatutos de la Hermandad o el Reglamento de Régimen Interno del Cuerpo de Horquilleros.
      e) Velar por el buen orden en la procesión

Artículo 9. Horquilleros asociados.

1. Son Cofrades asociados:
      a) los menores de edad.
      b) todos aquellos fieles que deseen pertenecer al Cuerpo de Horquilleros y no pueden asumir todos los fines y obligaciones de los Horquilleros activos, pero se comprometen a tomar parte en los actos públicos y en algunas actividades del Cuerpo.

Artículo 10. Derechos y deberes de los horquilleros asociados.

1. Los derechos y deberes de los horquilleros asociados son:
      a) participar en los cultos que organice el Cuerpo de Horquilleros, de carácter periódico o eventual.
      b) participar en la procesión si no lo impide una causa grave y son mayores de edad.
      c) aceptar y respetar las decisiones u órdenes que procedan del Capataz y miembros de las Juntas Directiva del Cuerpo de Horquilleros y de Gobierno de la Hermandad, siempre que no se incumplan los Estatutos de la Hermandad o el Reglamento de Régimen Interno del Cuerpo de Horquilleros


Artículo 11. Horquilleros Honorarios.

1. Podrán ser horquilleros honorarios aquellas personas físicas que merezcan, a juicio de la Junta Directiva, dicho honor por su ayuda espiritual o material al Cuerpo de Horquilleros. Serán ratificados por la Junta de Gobierno de la Hermandad.

Articulo 12. Capataz.

1. Podrá ser capataz cualquier hermano horquillero que demuestre su capacidad y cualidades de mando y al menos tenga una antigüedad de tres anos en el Cuerpo de
Horquilleros.

2. Su función principal será la de organizar el paso o trono, de acuerdo con la Junta Directiva del Cuerpo de Horquilleros, en la procesión de Ntra. Sra. de la Piedad; formando y distribuyendo las tandas de horquilleros y de velar por el buen orden y solemnidad en la procesión.

3. Será elegido por el Cuerpo de Horquilleros, en asamblea general extraordinaria, y por mayoría absoluta y ratificado por la Junta de Gobierno de la Hermandad.

4. La duración máxima en el desempeño del cargo, se fija en cuatro años. Excepcionalmente, se podrá prorrogar el desempeño del cargo por otros cuatro años
más.

5. Cesa en el cargo:

      a) Por el transcurso del tiempo para el que se fue elegido.
       b) Por renuncia propia, aceptada en su caso, por el que le confirmó o le designó.
       c) Por destitución hecha por causa de la Jerarquía
       d) Por fallecimiento.

6. Producida la vacante en el cargo, se nombrará por la Junta Directiva, con la conformidad de la Junta de Gobierno, quien lo ocupe hasta el momento de renovación ordinario del cargo.

Artículo 13. Miembros electores.

1. En las elecciones previstas en el presente Reglamento, son electores todos los horquilleros activos.

Artículo 14. Miembros elegibles.

1. Los cargos de responsabilidad dentro del Cuerpo de Horquilleros, tales como Presidente, Vicepresidente, Secretario o Vocales, deberán ser ocupados por aquellos hermanos horquilleros que se distingan por su entrega, participación, colaboración y hayan demostrado su capacidad. Ellos deben dar ejemplo y ser estímulo para los demás hermanos horquilleros.

2. Son miembros elegibles los hermanos horquilleros activos que reúnan estas condiciones:

a) ser horquillero activo con tres años de antigüedad como mínimo.
b) tener domicilio en la localidad.
      c) no pertenecer a la Junta de Gobierno de otra Hermandad.

Artículo 15. Duración de los cargos.

1. Los cargo directivos lo son para cuatro años.

2. El Presidente podrá ser nombrado para otro período máximo de cuatro años. Para
poder ser nombrado de nuevo se requiere una interrupción de cuatro años.

3. El Vicepresidente y el Secretario, que serán nombrados por el Presidente, tendrán la misma duración en el cargo que él.

4. Los restantes cargos podrán ser designados sucesivamente para nuevos períodos.

5. El nombramiento de la Junta Directiva del Cuerpo de horquilleros corresponde a la
Junta de Gobierno de la Hermandad, a propuesta del Cuerpo de Horquilleros.

Articulo 16. Cese de los hermanos horquilleros.

1. Los hermanos horquilleros causan baja en el Cuerpo:

     a) a petición propia.
      b) por incumplimiento reiterado o injustificado de las obligaciones contenidas en         estos estatutos, si después de ser amonestado por la persona que designe la      Junta de Gobierno, no rectifica la conducta.

CAPITULO III

ÓRGANOS DE  GOBIERNO

Artículo 17. Órganos de Gobierno

1. Los órganos de gobierno del Cuerpo de Horquilleros son la Asamblea General, la Junta Directiva y el Hermano Mayor de la Hermandad o persona en quien él delegue, pudiendo recaer en la misma persona la representación en la Junta de Gobierno de la Hermandad y en la Junta Directiva del Cuerpo de Horquilleros.

Articulo 18. La Asamblea General del Cuerpo de Horquilleros

1. La Asamblea general es el mas alto órgano de gobierno y estará constituido por los hermanos Horquilleros activos. Para su constitución se requiere mayoría absoluta en primera convocatoria. En segunda convocatoria se constituye con los asistentes.

Artículo 19. Funciones de la Asamblea General del Cuerpo de Horquilleros

1. Son funciones de la asamblea general:
     a) conocer, aprobar y evaluar el Plan Pastoral de cada curso, así como los restantes proyectos del Cuerpo de Horquilleros, a propuesta de la Junta Directiva.
      b) participar en la elección del Presidente, según lo que determinan el presente reglamento interno.
       c) designar dos vocales, como miembros de la Junta Directiva.
       d) designar la figura del Capataz.
       e) proponer la modificación del reglamento de régimen interno para su aprobación, según las normas del derecho.
       f) aprobar los reglamentos de régimen interno y la constitución de comisiones de
 
trabajo para la ejecución de los acuerdos tomados.
Todo ello deberá de contar con el V°B° de la Junta Directiva de la Hermandad.

Artículo 20. Periodicidad de las reuniones de la Asamblea General del Cuerpo de Horquilleros

1. La Asamblea general se reunirá con carácter ordinario, al menos, tres veces al año.

2. También se reunirá con carácter extraordinario:
      a) a propuesta del Presidente, y por causa muy grave, a propuesta de su consiliario.
       b) a petición, por escrito, de al menos un tercio de los Horquilleros activos.
       c) en el supuesto de modificación del Reglamento.

Articulo 21. Acuerdos de la Asamblea General del Cuerpo de Horquilleros

1. Para la adopción de acuerdos se requerirá en primera votación, mayoría absoluta de los asistentes y en segunda votación, mayoría simple. En caso de empate decide el voto de calidad del Presidente.

2. La modificación del reglamento de régimen interno debe ser aprobada por la asamblea general en un único escrutinio válido con la mayoría de dos tercios de los votos. Esas modificaciones tienen que ser sometidas después a la aprobación de la Junta de Gobierno de la Hermandad.

Artículo 22. Junta Directiva.

1. Componen la Junta Directiva el Presidente, el Vicepresidente, el secretario y los vocales. Todos ellos tienen voz y voto. Siempre debe ser convocado a la Junta Directiva, el Hermano Mayor de la Hermandad o persona que él designe.

Artículo 23. Nombramiento de los cargos.

1. Los cargos de la Junta Directiva serán nombrados en el seno de la Junta de Gobierno de la Hermandad, a propuesta de la Asamblea General del Cuerpo de Horquilleros.

Artículo 24. Cese de los cargos.

1. Los miembros de la Junta Directiva, una vez confirmados por el órgano pertinente, no podrán ser cesados sin la autorización expresa del mismo.

Artículo 25. Funciones de la Junta Directiva.

1. Corresponde a la Junta Directiva:
     a) acordar la convocatoria de las reuniones ordinarias y extraordinarias de la asamblea general.
      b) admitir a los miembros que piden incorporarse al Cuerpo de horquilleros.
      c) confeccionar el Reglamento Interno que ha de aprobar la Asamblea General del Cuerpo de Horquilleros.

Artículo 26. Periodicidad de las reuniones de la Junta Directiva.

1. La junta directiva se reunirá con carácter ordinario una vez al mes.

2. Podrán convocarla, con carácter extraordinario, el Consiliario, el Hermano Mayor o la propuesta de dos tercios de sus componentes.

Artículo 27 Las reuniones de la Junta Directiva.

1. Para la constitución válida de la Junta Directiva se requiere que asista la mayoría absoluta de sus miembros, y para que los acuerdos sean igualmente válidos se requiere la aprobación de la mayoría absoluta de los asistentes.

CAPITULO IV

CARGOS DÍRFCTTVOS

Artículo 28. El Presidente.

1. Para ser candidato a la Presidencia del Cuerpo de horquilleros se requiere una especial ejemplaridad de vida y costumbre, así como un compromiso y capacidad de trabajo demostrado a lo largo de años.

2. El Presidente estará al frente del Cuerpo de horquilleros, con todas sus atribuciones, derechos y deberes, desde el momento en que es confirmado como tal por la Junta de Gobierno de la Hermandad.

Artículo 29. Funciones del Presidente.

1. Las funciones del Presidente son las siguientes:
      a) convocar, presidir y moderar las reuniones de la Asamblea General y de la Junta Directiva..
       b) informar a la Asamblea General de Horquilleros de los planes de actuación de la Junta Directiva
       c) representar oficialmente al Cuerpo de Horquilleros en la Junta de Gobierno.
       d) cumplir y hacer cumplir el Reglamento de Régimen Interno.
       e) elevar la propuesta de Capataz elegido por el Cuerpo de Horquilleros, en asamblea extraordinaria, a la Junta de Gobierno para su nombramiento.
       f) proponer a la Junta de Gobierno los cargos de la Junta Directiva.
       g) adoptar resoluciones urgentes en caso de no poder reunirse la Junta Directiva por causas debidamente justificadas, debiendo dar cuenta de su actuación en la primera reunión que se celebre, y sólo en asuntos de la competencia de ésta.
      h) Dar el visto bueno a las certificaciones emitidas por el Secretario
      i) Confeccionar un Protocolo para la salida procesional de Ntra. Excelsa Patrona,
en el cual se informará a los Hermanos Horquilleros sobre las peculiaridades de dicho desfile, de acuerdo con el Fiscal Mayor de la Hermandad.
      j) Asistir personal y dignamente junto con el Presidente de la Junta de Gobierno de la Hermandad y en representación del Cuerpo de Horquilleros a los actos de Culto de Ntra. Patrona como son : Novenarios, Semana Santa, etc.

Artículo 30. Finalización en el cargo de Presidente.

1. El Presidente ejerciente comunicará al Hermano Mayor la finalización de su mandato tres meses antes de la terminación del mismo. Si transcurrido un mes, el Hermano Mayor no dispone otra cosa, se iniciará el proceso de elección según dispone los presentes Estatutos de la Hermandad.

Articulo 31. Elección del cargo de Presidente.

1. Para la elección de Presidente se citará, a Asamblea General en sesión extraordinaria, a todos los hermanos horquilleros con derecho a voto, al menos, con un mes de antelación. Durante tres semanas la Junta Directiva recibirá las candidaturas que los horquilleros deseen presentar.

Artículo 32. Constitución de la Asamblea General del Cuerpo de Horquilleros.

1. Para la constitución de esta Asamblea General se requiere la presencia, en primera convocatoria de la mayoría absoluta de los convocados y en segunda convocatoria basta con los asistentes.

Artículo 33. Normas en el proceso de elección.

1. Para que la elección sea válida se requiere, en primera votación, mayoría absoluta de los asistentes y en segunda votación, mayoría simple. Las votaciones serán siempre secretas.
      Se hará votación aunque hubiese solamente una candidatura.

2. En caso de empate, se tendrá por elegido el de mayor antigüedad en el Cuerpo de Horquilleros.

3. Podrá ser elegido cualquier horquillero activo que cumpla los requisitos exigibles para tal cargo.

Artículo 34. El Vicepresidente.

1. Las funciones que corresponden al Vicepresidente son:
      a) sustituir al presidente en los casos de ausencias legítimas.
      b) asumir las funciones de presidente cuando éste cesa antes de finalizar su mandato.
      c) ayudar al presidente en el desempeño de sus funciones ordinarias.

Artículo 35. El Secretario.

1. Las funciones del secretario del Cuerpo de Horquilleros son:
      a) levantar acta de las reuniones y hacer las comunicaciones pertinentes. El acta que de la sesión se extienda, se elevarán a la Junta de Gobierno, para su aprobación, sin cuyo requisito no serán válidos los acuerdos.
      b) tramitar todo lo relacionado con la correspondencia, citaciones y documentación del Cuerpo de Horquilleros, así como la custodia y conservación de los libros de actas y registro de hermanos horquilleros.
Todo esto se conservará en la sede canónica o casa de hermandad.
      c) Llevar al día el registro de horquilleros, en el que constará la fecha de altas y bajas.

DISPOSICIONES TRANSITORIAS

Única: Una vez aprobado el presente Reglamento de Régimen Interno por la Junta de Gobierno de la Hermandad de Santísima Virgen de la Piedad y por el Consiliario del Santuario de la Merced, se procederá a la normalización del Cuerpo de Horquilleros, por lo que en el plaza máximo de un mes, desde su ratificación, se convocará Asamblea Extraordinaria de Hermanos Horquilleros y se procederá a la elección de su cargos.

DISPOSICION FINAL

      El presente Reglamento de Régimen Interno incorporará automáticamente aquellas disposiciones eclesiásticas que les sean de aplicación.
      Una vez estudiado por la Junta de Gobierno de la Hermandad de la Santísima Virgen de la Piedad y por el Consiliario de la Merced, será aprobado en la Junta General de la Hermandad y se remitirá al Obispado, entrando en vigor este Reglamento al día siguiente de su aprobación por el Obispado.

DILIGENCIA:

 El presente Reglamento de Régimen Interno del Cuerpo de Horquilleros de Ntra. Sra. de la Piedad fue aprobado por la Asamblea General de Hermanos con fecha 24 de noviembre de 2007, de cuya aprobación se dio cuenta y se remitió copia al Obispado de la Diócesis de Guadix-Baza, recibiéndose notificación de su recepción y de la validez de su aprobación por la referida asamblea firmada por el Sr. Vicario General con fecha 16 de febrero de 2008.

                         

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de Cookies.